Marilyn Monroe sigue siendo super rentable 60 años después de su misteriosa muerte

Compartir
Dos noticias muy seguidas devuelven a Marilyn a la actualidad. Primero nos despertabamos hace una semana con el estreno del documental ‘El misterio de Marilyn Monroe: las cintas inéditas’ que nos ofrece Netflix y en estos días la increíble cifra que se ha pagado por el retrato que le hizo Andy Warhol y que le ha convertido en el pintor más caro del siglo XX.
BettyGS

Deberíamos empezar por el desfile de los famosos en la Met Gala (la reunión más importante de la moda en Nueva York) con el vestido conocido como ‘Happy Birthday, Mr. President’ que la actriz lució en homenaje a John F. Kennedy en el Madison Square Garden durante un evento demócrata el 19 de mayo de 1962 y que Kim Kardashian hizo un importante esfuerzo de adelgazamiento para poder lucirlo (y no lo consiguió del todo). Pero esta es otra historia.

Empezaremos por el documental que intenta esclarecer las causas y circunstancias de una de las muertes más misteriosas de Hollywood.

La cinta vuelve a plantearnos una de las grandes incógnitas de la historia de la cultura pop (¿cuál fue la verdadera causa de la muerte de Marilyn Monroe?). En lugar de responder a esta y otras cuestiones nos plantea algunas nuevas (nuevas al menos para quien no esté muy obsesionado con el caso): ¿exactamente a qué hora y quién estaba con ella? 

Aunque merece la pena verlo tanto por las imágenes y audios de archivo como por las declaraciones de Lauren Bacall, John Huston, Jane Russell o Billy Wilder entre otros amigos y conocidos de la actriz (entrevistas que la directora del documental Emma Cooper ha acompañado de vídeos de actores que se les parecen), es importante señalar que ‘El misterio de Marilyn Monroe: las cintas inéditas’ no es un buen documental. 

El mayor fallo puede que sea la vaguedad con la que plantea sus teorías, probablemente porque sus responsables no quieran problemas legales. Por ejemplo, cuando se cuenta el ascenso al estrellato de Marilyn Monroe, se insinúa que existía toda una infraestructura para que productores y directores pudieran abusar de jóvenes actrices: el nombre de aquellas dispuestas a intercambiar sexo por papeles estaba en una agenda secreta y se da a entender que el de Monroe estaba en esa lista.

Pero el verdadero objetivo de ‘El misterio de Marilyn Monroe: las cintas inéditas’ es cuestionar todo lo que creemos saber sobre la muerte de la actriz. Oficialmente, lo que sucedió en la noche del 4 al 5 de agosto de 1962 (solo meses después del Happy birthday Mr. President) fue un “probable suicidio” por sobredosis de barbitúricos, lo que registró en su autopsia el doctor Thomas T. Noguchi. 

Sin embargo, el documental muestra bastantes inconsistencias de la versión oficial. Entre otras cosas, las entrevistas con el servicio de ambulancias que realizó el periodista Anthony Summers demostrarían que la actriz había fallecido varias horas antes de que su asistenta y su psiquiatra aseguraran haberla encontrado. ¿A qué se debía este retraso? 

Según insinúa el documental, teoría que muchos llevan defendiendo desde hace años, el entonces Fiscal General de Estados Unidos, Robert Kennedy estaba presente y los servicios secretos necesitaron de esas horas para sacar al político del escenario y borrar todo rastro de la conexión que pudiera quedar tanto en el domicilio de la actriz como en la famosa casa de Malibú propiedad del actor Peter Lawford (cuñado de los Kennedy), una vivienda que servía de tapadera para que tanto Robert como Jack tuvieran encuentros sexuales discretos con Marilyn (sí según el documental era amante de ambos). Lo dejamos aquí para que el resto lo descubran los que se acerquen al televisor todo lo que nos ofrece la directora en esta aproximación a “la rubia de oro”.

El icónico retrato de Marilyn Monroe realizado por Andy Warhol.

 

Andy Warhol más caro que Picasso

El icónico retrato de Marilyn Monroe por Andy Warhol se ha convertido en la obra de arte del siglo XX más cara jamás vendida.

Se comercializó en una subasta de Christie’s en Nueva York por 195 millones de dólares.

Warhol pintó el cuadro Shot Sage Blue Marilyn en 1964 usando una famosa fotografía como inspiración.

También es el precio más alto pagado hasta la fecha por una obra de arte estadounidense y el precio convierte a la obra en la segunda más cara vendida en subasta pública, tras Salvator Mundi, cuando se creía de Leonardo da Vinci.

La subasta de “La Gioconda” de Warhol

En tres minutos Christie’s cerró la puja de Shot Sage Blue Marilyn (1964), que marcó un doble récord (aunque no llegó a los 200 millones como se esperaba): es la obra de arte mejor pagada del siglo XX y la más cara del artista pop. De esta manera supera los 179,3 millones de dólares (169 millones de euros) pagados en 2015 por Las mujeres de Argel, de Pablo Picasso.

Warhol, que vivía con su madre en 1962, había realizado aquel año dibujos de Hedy Lamarr y de Joan Crawford. Pero sobre todo realizó el retrato de la actriz más popular del siglo XX, fallecida el mes de agosto, el mismo día en que se clausuró la exposición de Andy en la Fergus Gallery.

Marilyn Monroe se convirtió en su Gioconda, en el retrato más famoso inmortalizado por Warhol, reproducido hasta el infinito en carteles, tarjetas postales, platos y jarras, camisetas y zapatillas deportivas, bolsos e incluso cochecitos de bebé. Ningún otro cuadro como el retrato de Marilyn Monroe por Andy Warhol ha sido jamás tan reapropiado, tan reinterpretado“, cuenta el escritor Jean-Noël Liaut en su biografía sobre el artista, publicada en España por la editorial Arpa.

Monroe encarnaba todo lo que fascinaba a Warhol: la belleza, el talento, la fama, los amantes y un final trágico. Unos días después de su muerte, Warhol compró una de sus fotos y la usó para una serie de retratos. Imprimió su rostro centenares de veces, tanto en blanco y negro como en color, pero en tonos muy llamativos. Parece destacar el contraste entre la vulnerabilidad de la mujer y la violencia de su prematura final, a la edad de 36 años. Pintó incluso una Marilyn dorada.

La galerista Eleanor Ward volvió negras las paredes de la Stable Gallery para que destacara más el color de las obras que el artista presentaba. Ese verano de 1962 cambió su vida. El público descubrió ese día las Marilyn, sus sopas Campbell y sus botellas de Coca-Cola. Para unos se trató de una crítica a la sociedad de consumo, para otros una apología. Andy nunca comentó sus obras.

En agosto se cumplirán esos 60 años del fallecimiento de la actriz y cuando creíamos que ya estaba un poco olvidada por las nuevas generaciones llegan, como vemos, nuevos pelotazos. ¿Hasta cuándo va a seguir siendo Marilyn una fuente de dólares?