Actualidad

Madrid tendrá una normativa pionera en 2025: la entrega de paquetería con drones

Compartir
El delegado de Movilidad señala que: «Esta movilidad no es una cosa del futuro, es una cosa que ya está aquí».
LMN

El Ayuntamiento de Madrid ha constituido este miércoles la Comisión de Movilidad Aérea Urbana para que la capital cuente con un primer marco regulatorio en 2025. «Madrid será la primera ciudad que establezca una ordenanza que regule la movilidad aérea urbana. Queremos que las empresas que desarrollan ya movilidad aérea urbana o que desarrollan proyectos piloto lo puedan hacer en la ciudad de Madrid», ha explicado el delegado de Movilidad, Borja Carabante, tras la comisión.

Con esta iniciativa, el Consistorio busca replantearse el espacio urbano y posibilitar nuevas formas y dinámicas de movilidad que faciliten la actividad económica y la mejora de la vida de los ciudadanos, al mismo tiempo que mejore la calidad del aire frente al tráfico rodado, así como la reducción de la contaminación acústica.

La Comisión será un órgano colegiado de asesoramiento al Ayuntamiento, cuyo objetivo es establecer un marco de estudio para regular normativamente la movilidad aérea en la ciudad. Madrid se une, así, a la implantación paulatina del proyecto comunitario Unmanned Traffic Management (UTM) para la gestión del tráfico no tripulado. De este modo, la capital busca ser la primera ciudad española en contar con un marco que regule su movilidad aérea.

«Esta movilidad no es una cosa del futuro, es una cosa que ya está aquí. Ya tenemos empresas que se están dirigiendo al Ayuntamiento para establecer proyectos piloto», ha señalado Carabante. Una de estas iniciativas es la del Centro Español de Logística, que propone el transporte de medicamentos con drones entre el Hospital de La Paz y el Hospital Público Cantoblanco, dependiente del anterior. 

La hoja de ruta del Ayuntamiento es establecer el diagnóstico de las demandas del sector privado y aplicar un primer reglamento en 2025, según ha indicado Carabante. «Esto regularía paquetería y vuelo con pasajeros también», pues desde el Área de Movilidad quieren «ir un paso más allá y regular el vuelo de pasajeros porque una vez que el transporte de mercancías sea una realidad, en seguida irán los vuelos tripulados».

Uno de los aspectos en los que más va a trabajar el Ayuntamiento es el de visibilizar esta nueva realidad para lograr una aceptación pública. «Es muy importante que los ciudadanos conozcan la normativa y la implicación de esta nueva movilidad en sus vidas, así como tener una percepción de seguridad e intimidad en lo relativo a que haya vuelos por encima de las casas», ha puntalizado Carabante.  

Entre las funciones de este órgano, destaca el estudio de las condiciones en que deberá regirse la movilidad aérea urbana de aeronaves pilotadas por control remoto (drones) en el marco de la normativa comunitaria, estatal y, en su caso autonómica, que se lleve a cabo sobre las operaciones de estos sistemas y su integración en los futuros modelos de movilidad.

Además, colaborará con las administraciones competentes para el desarrollo e implementación del U-space, el sistema desarrollado por la Unión Europea para la gestión del tráfico de aeronaves no tripuladas. También trabajará con los agentes del sector aeroespacial, del transporte y la innovación para la consecución de sus objetivos, así como con la Dirección General de la Policía Municipal en las medidas necesarias para el control de actividades relativas al uso de aeronaves pilotadas por control remoto.

La comisión está integrada por la presidencia de Borja Carabante, la vicepresidencia por María José Aparicio, coordinadora de Movilidad, las vocalías representadas por las direcciones generales competentes en materia de planificación de la movilidad y de regulación de la circulación del Ayuntamiento de Madrid; Policía Municipal; Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana; Ministerio del Interior; Ministerio de Defensa; Agencia Estatal de Seguridad Aérea, y Comunidad de Madrid.

Este órgano se reunirá en sesión ordinaria con una periodicidad mínima de seis meses y en sesiones extraordinarias tantas veces como requiera la presidencia. Se crearán grupos de trabajo permanentes, al igual que sucede con otras comisiones municipales, para la realización de tareas de análisis, estudio y elaboración de propuestas concretas.