Madrid abre el primer paso inferior del Nudo Norte que conecta la carretera de Burgos con la Castellana

Compartir
El Ayuntamiento de Madrid ha abierto al tráfico el primero de los tres pasos inferiores de las obras de remodelación del Nudo Norte. Este nuevo viario permitirá la conexión directa del tráfico rodado entre el paseo de la Castellana y la M-30 con destino a la A-1 (carretera de Burgos) y la M-11 (recintos feriales). 

Acompañado por el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y los concejales de los distritos de Chamartín, Sonia Cea, y Fuencarral-El Pardo, Javier Ramírez, José Luis Martínez Almeida visitó ayer las obras y recordó que la remodelación del Nudo Norte tiene como objetivo la eliminación de los cuatro trenzados viarios que provocaban atascos y contaminación lumínica y acústica.

En este sentido y según explicó Almeida, “el próximo 27 de mayo todos aquellos vehículos que quieran dirigirse hacia la M-30” en superficie podrán hacerlo “sin necesidad de tener que cruzar ningún carril” y solo quedarán por ejecutar dos accesos para aquellos vehículos que se incorporan desde la M-11 y desde el paseo de la Castellana hacia la M-607 (Carretera de Colmenar). 

El alcalde también explicó que esta intervención, que está cumpliendo los plazos “a pesar de los problemas existentes con los suministros”, tiene prevista su finalización en el último trimestre de este año, “lo que permitirá que los más de 270.000 vehículos que de forma diaria circulan por el Nudo Norte de Madrid puedan hacerlo en mejores condiciones de seguridad” y con una importante reducción de emisiones. 

Primer paso inferior abierto

El pasado mes de febrero, se abrió el viaducto superior, que conecta directamente la M-607 con el paseo de la Castellana, mientras que el trazado que se pondrá esta noche en servicio es el primero de los tres pasos inferiores que discurrirán a distinto nivel.

En concreto, este nuevo tramo eliminará el trenzado para los vehículos que se dirigen desde el Paseo de la Castellana a la carretera de Burgos y a la M-11, y los que discurren desde la M-607 hacia la M-30 dirección sur. 

Con esta actuación, se elimina un importante punto negro del viario municipal, aliviando la congestión de tráfico que se produce, fundamentalmente, a la hora punta de la mañana y de la tarde, en la salida de la ciudad por la Castellana.

Además, los vehículos que circulen por la M-30 desde la avenida de la Ilustración se verán beneficiados por el nuevo viario, ya que podrán continuar circulando por los carriles en superficie sin interferencia alguna.   

La apertura de este paso inferior se utilizará inicialmente durante esta fase de las obras para albergar los carriles provisionales hasta que hayan culminado los trabajos en superficie. Está previsto que para verano se adecúen todos los carriles de la M-30 en este sentido a su posición definitiva. 

Características de la vía

El nuevo paso inferior tiene 240 metros de longitud y una anchura de siete metros, dividido en dos carriles de circulación de 3,50 metros de anchura cada uno. Ambos cuentan con una acera de medio metro a cada lado. En torno a la mitad del desarrollo, la estructura se amplía por su margen derecho para albergar, en una fase posterior, un carril de incorporación hacia el futuro Distrito Castellana Norte desde la prolongación de Agustín de Foxá y Mauricio Legendre. 

Ha sido necesario excavar hasta ocho metros de profundidad para ejecutar el paso inferior. En cuanto a la pared o pantalla, es discontinua y se ha formado por pilotes de 0,80 metros de diámetro con separación de 1,60 m entre ejes, es decir dos diámetros, lo que supone un hito de ingeniería civil en este tipo de pantallas en la capital.