Luz verde para los 3.000 millones de ayuda al automóvil en España

Compartir
La Comisión Europea ha aprobado este jueves el esquema de ayudas español de 3.000 millones de euros para la recuperación y transformación económica (conocido como PERTE) del automóvil eléctrico y enchufable.
Agencias

El programa prevé el apoyo a inversiones en investigación, desarrollo e innovación, protección medioambiental y eficiencia energética en toda la cadena de esta industria. El régimen será financiado en parte por los fondos Next Generation, negociado en verano de 2020 por los líderes europeos para empujar la ola de la transformación ecológica y digital tras el impacto de la pandemia.

El plan español “contribuirá a hacer posible una cadena de valor innovadora y sostenible para los vehículos eléctricos, en consonancia con las normas sobre ayudas de Estado y los objetivos del Pacto Verde Europeo”, ha afirmado este jueves la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, a través de un comunicado. “Desempeñará un papel importante en la recuperación ecológica y digital de la economía española, garantizando al mismo tiempo que se minimicen las posibles distorsiones de la competencia”, ha añadido.

El Consejo de Ministros aprobó el primero de los PERTE, el dedicado al vehículo eléctrico y enchufable, el pasado mes de julio. Va, en todo caso, con retraso al calendario inicialmente previsto pese a ser considerado como un balón de oxígeno para la industria.

La aprobación del PERTE tiene mucha importancia. Dependen de él dos grandes proyectos conocidos. Por un lado, la reconversión de las fábricas de Seat y Volkswagen en Martorell (Barcelona) y Landaben (Pamplona) para que puedan ensamblar vehículos totalmente eléctricos.

Por el otro, la construcción de una fábrica de pilas de baterías en España, precisamente para proveer a esas dos instalaciones, si es que otras marcas instaladas en España con fábricas propias no acaban sumándose al proyecto.

Precisamente, el consejo de administración de Grupo Volkswagen ha aprobado hoy una inversión de 89.000 millones de euros de inversión para fabricar coches propulsados solo por baterías en los cinco próximos años en diversas de sus factorías

En el mapa que ha utilizado el consorcio alemán también figuran las dos plantas españolas, que se tienen que encargar del ensamblaje de los modelos eléctricos más económicos del grupo, para las marcas Volkswagen, Sköda y Cupra (segunda marca de Seat) a partir de 2025.

Esa inclusión supone que Volkswagen mantiene los planes para España pero, como ha subrayado el consejero delegado del grupo alemán, Herbert Diess, están condicionados: “La decisión final dependerá de las condiciones generales y los incentivos del Gobierno”. De sus palabras se puede interpretar que no confirmarán las inversiones necesarias hasta que su proyecto para participar en el PERTE sea aprobado.