La policía pone el foco en los botellones y las fiestas «ilegales»

Compartir
Con el fin del Estado de Alarma el pasado 9 de mayo, la Comunidad de Madrid se vio obligada a levantar el toque de queda nocturno y por este motivo, las Fuerzas de Seguridad del Estado, con especial intensidad las policías locales de los municipios, han intensificado la vigilancia en los parques y zonas comunes durante las noches para evitar que se produzcan, entre otras cosas, botellones, y se cumplan las medidas sanitarias.

Además, en lo referente a las urbanizaciones de las localidades, la Policía presta especial atención a las fiestas ilegales. Un ejemplo de este tipo de operativos especiales se ha puesto en marcha en las localidades de San Sebastián de los Reyes y Alcobendas.

En Sanse, el Ayuntamiento ha activado una campaña de vigilancia, a través de la Policía Local, que se desarrolla en parques, jardines y otras zonas de esparcimiento al aire libre. Para su desarrollo, el consistorio ha aumentado la presencia policial en estos espacios geográficos y así seguirá hasta finales del verano.

Siete patrullas más en Alcobendas

Por otro lado, y en la misma línea de actuación, el Ayuntamiento de Alcobendas, a través de su Delegación de Seguridad ha decidido ampliar en siete patrullas la dotación destinada inicialmente a vigilar por las noches la localidad. El objetivo es el mismo que en casi todas las ciudades similares y el foco del operativo está puesto en las posibles conductas incívicas que se puedan llevar a cabo en las zonas comunes, con especial atención a los botellones. Al igual que en Sanse, este refuerzo de la vigilancia nocturna permanecerá todo el periodo estival.

200 policías más en Madrid

Por parte del Ayuntamiento de Madrid, se ha puesto en marcha un operativo los fines de semana que cuenta un refuerzo policial de 200 agentes especialmente dedicados a controlar los botellones y el cumplimiento de los horarios de los locales.