¿Jueces o políticos?

Compartir
Pues sí, no sólo sigue el lío con la renovación del CGPJ si no  que se ha acrecentado. Y no tiene solución por lo que hemos leído y oído.

Manuel Vega

Según la Constitución hay que renovar este Consejo cada 5 años y el actual ha sobrepasado este límite en casi tres años. ¿Cómo es esto posible? Es lo que nos preguntamos muchos. Si hay que obedecer lo que dice la Constitución ¿Qué pasa?

Para que los jueces puedan ser renovados, es necesario que se haga en el Congreso y que sea aprobado por las tres quintas partes de la cámara y este es el problema. Ningún grupo político suma el número suficiente de diputados y, por lo tanto, hay que llegar a un acuerdo o consenso, la palabra mágica de los últimos tiempos.

¿Por qué no hay consenso? Y aquí entra la política de las diferentes ideologías. Los jueces, como cualquier ser humano, tienen sus ideas políticas y ¿esto es aplicable a la justicia? Pues parece que sí. Lo hemos visto con estupefacción con los temas jurídicos durante la pandemia cuando en las autonomías se producían fallos distintos sobre problemas idénticos.

Esto nos induce a creer que los jueces interpretan las leyes según su pensamiento. Y esto es en mayor medida con los casos que señalan a los partidos políticos o a alguno de sus miembros. Es necesario recordar que en España son muchos los políticos aforados que sólo pueden ser enjuiciados por el Tribunal Supremo, órgano de máxima importancia para los partidos políticos.

Y es CGPJ el que nombra a los jueces que pertenecen al Supremo. Hace poco una ley del Gobierno no permite ningún nombramiento de jueces mientras esté en funciones, lo que está impidiendo la renovación de muchas plazas.

En el CGPJ hay mayoría de magistrados nombrados por el PP y, naturalmente, esto le favorece en un año en el que tiene varias causas que les pueden perjudicar mucho. Por otra parte han elevado al Tribunal Constitucional casos en los que cree que el Gobierno ha incurrido en delito.

Los ciudadanos estamos perdiendo la confianza en la Justicia y esto es muy grave. La culpa parece que la tienen el PP y PSOE, pero según he leído, ya hay una terna de 36 candidatos para ocupar las 12 plazas que están en liza. Según los expertos, esto es lo que se denomina “Procedimiento” que ya no se puede parar fácilmente. La consecución debe desarrollarse en las cámaras. Y no parece que esto vaya a pasar.

Pablo Casado acaba de lanzar, después de varias justificaciones en este camino de dos años y pico, se ha tomado como un chantaje por el Gobierno que ha respondido con “basta ya de excusas”.

¿Qué más podemos decir? Los ciudadanos, o eso creo, quieren una Justicia despolitizada, también por parte de los jueces. Y según nuestra opinión, la pelota está en el tejado del PP. Su actitud puede ser muy perjudicial ahora que las encuestas le son favorables.