Cultura y entretenimiento

Joaquin Phoenix: hasta su gran papel en ‘Napoleón’ tuvo que recorrer un largo camino:10 películas imprescindibles

Compartir
Junto a Ridley Scott, 23 años después de Gladiator, Joaquin Phoenix regresa en Napoleón con Vanessa Kirby (The Crown) como su emperatriz Josefina. Para atreverse con un trabajo así, Joaquin Phoenix ha atravesado un largo y espinoso camino. Un camino con etapas tan complicadas como la trágica muerte de su hermano River Phoenix en 1993, con 23 años, y su desarrollo en su trastornada familia.
BettGS

Desde sus comienzos como estrella infantil en ciernes hasta la oscarizada gloria de hoy, el actor tiene una filmografía más extensa de lo que parece (56 títulos) llena de títulos estelares, pero también de excentricidades y rarezas. Estas son10 películas que hemos elegido y, que si puedes, las busques en las diferentes plataformas: 

‘Giro al infierno’ (1998)

Tras la muerte de su hermano y la consiguiente crisis personal, Phoenix regresó con un título indie de Gus Van Sant (Todo por un sueño, junto a Nicole Kidman), recuperó su perfil mainstream con El secreto de los Abbot… y se soltó como nunca en esta majarada donde Oliver Stone le convirtió en TNT Tucker, macarra de neurona escasa y pesadilla de Sean Penn, mafiosillo atrapado en un infernal poblacho de Arizona. Ojo a su corte de pelo, que es de los que hacen época. 

‘Asesinato en 8 mm’ (1999)

Tras la debacle de Batman y Robin, Joel Schumacher aspiró a redimirse concertando una unión hecha en el cielo… o en el infierno: la de Nicolas Cage (sí, él) y un Phoenix que se viene muy arriba en su rol como empleado de un videoclub porno. La cinta es una exploitation que le saca partido al morbo noventero por las snuff movies (películas con asesinatos reales), pero resulta una notable fuente de disfrute salchichero. 

‘Gladiator’ (2000)

No se llevó el Oscar, pero qué importa: el péplum de Ridley Scott significó el ascenso de Phoenix a la púrpura imperial de Hollywood gracias a su interpretación de Cómodo, uno de esos villanos a los que todos adoramos odiar y que sedujo por igual al público y a la crítica dando el contrapunto perverso a Russell Crowe como Máximo. Su reencuentro con el director inglés en Napoleón está al caer…

‘En la cuerda floja’ (2005)

Gracias a su encarnación de Johnny Cash, una de las personalidades más paradójicas (y más bandarras) de la música estadounidense, Phoenix logró su primera nominación al Oscar como actor principal. Acompañado por una Reese Whiterspoon encantadora, el actor se amoldó a las normas del biopic (dirigido en este caso por James Mangold -Indiana Jones y el dial del destino, Logan-) transmitiendo las contradicciones del artista que afirmó haber disparado a un hombre en Reno solo para verle morir. 

‘La noche es nuestra’ (2007)

James Gray, con el que Phoenix trabajó por primera vez en La otra cara del crimen (2000), es uno de los directores que mejor partido le han sacado a los talentos del actor. Su segunda película juntos nos lo presentó como el dueño de un club nocturno dividido entre sus amistades cuestionables y la lealtad a su familia de policías, encabezada por Robert Duvall y con Mark Wahlberg como hermano serio y responsable. 

‘I’m Still Here’ (2010)

El golpe de efecto definitivo y la espantada que generó mil y un titulares. Es posible que los más jóvenes del lugar no lo recuerden, pero hace 13 años Phoenix logró convencernos de que eso de retirarse del cine para convertirse en rapero iba totalmente en serio. Una pena que el bromazo se saldara con un falso documental sin demasiada trascendencia, salvo por las acusaciones de abusos sexuales recibidas por el director Casey Affleck.

‘The Master’ (2012)

Poco después de su corte de mangas a Hollywood, Phoenix se juntó con un maestro a su altura (Paul Thomas Anderson, nada menos) para un dramón que narraba en clave los orígenes de la Cienciología, empleando a Philip Seymour Hoffman como trasunto del líder L. Ron Hubbard. La película se estrelló en los Oscar (ni Phoenix, ni Hoffman ni Amy Adams lograron estatuillas), pero nos entregó la mejor interpretación de la carrera de su protagonista. O, al menos, la que nos hace sentir más incómodos. 

‘Her’ (2013)

Manda narices que un profesional de la extrañeza como Spike Jonze sea el responsable de una proeza como esta: conseguir que Joaquin Phoenix interprete a un tipo normal. Siempre que en nuestros cánones de normalidad entre eso de vivir un tórrido y tormentoso romance con una inteligencia artificial con la voz en VO de Scarlett Johansson. ¿Cuántas bromas sobre esta película le habrán hecho ya a la pobre Siri?

‘En realidad, nunca estuviste aquí’ (2017)

Intensidad, intensidad y más intensidad. Y más sangre, también, porque Lynne Ramsay (El viaje de Morvern, Ratcatcher) no se cortó un pelo a la hora de convertir a Joaquin Phoenix en uno de los antihéroes más extremos del cine reciente. La falta de presupuesto para las escenas de acción llevó a la directora a solventarlas de formas tan minimalistas como creativas, algo a lo que ayudó mucho la disposición de su protagonista a reventar cráneos con un martillo.

‘María Magdalena’ (2018)

Sí, lo sabemos: este mismo año, Joaquin Phoenix estrenó Los hermanos Sisters, el aclamado western de Jacques Audiard. Pero, si bien recomendamos esa película encarecidamente, María Magdalena tiene algo que ella no tiene: Joaquin Phoenix interpretando a Jesucristo. Quienes le aclaman como un Mesías del cine moderno tienen aquí un buen respaldo a esa opinión, por mucho que la cinta tuviera resultados más bien tibios. 

‘No te preocupes, no llegará lejos a pie’ (2018)

23 años después de Todo por un sueño, Van Sant vuelve a contar con Joaquin Phoenix para uno de esos biopics heterodoxos que le gusta marcarse de cuando en cuando. En esta ocasión, el biografiado fue John Callahan, dibujante cuyos chistes llenos de humor negro escandalizaron a EE UU… hasta que se reveló que padecía una grave discapacidad (fruto de un accidente de coche) y usaba dicho humor para reírse de sus propias desgracias.