Cultura y entretenimiento

Haruki Murakami, el escritor japonés, Premio Princesa de Asturias de las Letras

Compartir
 Murakami ha sido galardonado este miércoles en Oviedo con eln premio de las Letras al que optaban 37 candidaturas de 17 nacionalidades entre las que figuraban las del francés Pierre Michon, el británico Julian Barnes, el italiano Erri de Luca y el español Javier Cercas.
LMN

Murakami, también traductor y eterno aspirante tanto a este galardón como al Nobel reside en Estados Unidos y obtuvo un resonante éxito internacional con su obra Tokio blues (1987), titulada Norwegian Wood en su versión original y que se tradujo a más de cuarenta idiomas.

El escritor japonés ha sido —por fin— galardonado con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2023. Su nombre sonaba todos los años como posible ganador, pero nunca se llevaba el premio. Finalmente este otoño podrá recoger este reconocimiento en el Teatro Campoamor de Oviedo.

Los veinte miembros del jurado comenzaron este martes sus deliberaciones para decidir qué literato será el premiado en una reunión presidida por el director de la Real Academia Española, Santiago Muñoz Machado, que ya adelantaba que había «tres o cuatro candidatos orientales extraordinarios, entre los mejores del mundo actualmente». Cuando le preguntaron en concreto por Murakami, Muñoz reconoció que el novelista «ha sido castigado un poco» durante estos años «por ser demasiado popular».

Murakami nació en Kioto hace 74 años. Publicó su primera novela, Escucha la canción del viento, en 1979 y hace un mes salió a la venta su último libro, La ciudad y sus muros inciertos, que todavía no ha sido traducida al castellano. Su obra se puede leer en más de 50 idiomas y, como a veces ocurre, no es profeta en su tierra: tiene más éxito fuera de Japón. De hecho, en 1988, tras la publicación de Tokio Blues, uno de sus bestsellers, dejó su país para vivir en Europa y Estados Unidos. Regresó a Japón en 1995, tras el terremoto de Kobe y el ataque terrorista de gas sarín que la secta japonesa Verdad Suprema perpetró en el metro de Tokio, dos temas que le impactaron profundamente.