‘Grease’ una mala película que catapultó con un baile a Olivia Newton-John y John Travolta

Compartir
La película no recibió las mejores críticas cuando en 1978 de estrenó en los cines, pero parece que los que no vemos su calidad podemos ser tachados de negativos. En mi caso, quitando el baile final de John y Olivia, me parece un auténtico pastel. Aunque haya recibido el calificativo de icónica.
Manuel Vega

Reconozco que tal vez no la vi en su momento, pero la repercusión que ha tenido en los medios de comunicación el fallecimiento de su protagonista femenina me ha llevado a recuperarla para hacerme una idea mejor de la película, sus actores, su música, sus mensajes…

Me encuentro con actores veintiañeros haciendo de estudiantes de instituto, por ejemplo, algo que, al menos a mi, me ver todo como una farsa que recuerda los mismos defectos que tenían las películas de los 50 y 60 con la  misma temática. Pero en EE UU todo vale y, probablemente, en todo el mundo. Nos tragamos todo, en cualquier género, por supuesto, que venga de Hollywood.

Buscando información que no tenía, me encuentro con que  ‘Grease’ no sólo se volvió la película más taquillera de 1978, sino que siguió recaudando millones de dólares año tras año y se vendieron millones de copias de su banda sonora en todo el mundo.

La película se basó en un musical con libreto, música y letras de Jim Jacobs y Warren Casey que debutó en 1971 en el desaparecido teatro Kingston Mines de Chicago y un año después dio el salto a Nueva York, donde se representó durante ocho años consecutivos.

Llegó a encabezar la lista de los espectáculos de más permanencia en cartel de la historia de Broadway, se presentó en múltiples escenarios a lo largo y ancho del mundo, incluyendo el West End londinense, y sigue inspirando a grupos no profesionales y compañías escolares.

Pero cuando se volvió un verdadero fenómeno fue con su adaptación a la gran pantalla, dirigida por Randal Kleiser y protagonizada, además de por Newton-John y Travolta, por Stockard Channing en el papel de Betty Rizzo.

Su trama central gira en torno a Danny Zuko y Sandy Olsson, dos estudiantes de secundaria que tras disfrutar de un romance de verano vuelven a encontrarse por sorpresa en el Rydell High School.

Sin embargo, la actitud de Danny ha cambiado y ahora se comporta de manera arrogante. Por si fuera poco, Sandy no parece gustarle demasiado a Rizzo, la chica más popular del instituto y líder de las Pink Ladies.

La trama da un giro cuando Sandy se transforma de una cándida rubia con coleta, blusa blanca y suéteres de lana a una sensual mujer de melena rizada embutida en unos pantalones de tiro alto de cuero.

O sea, otra vez lo mismo entre dos jóvenes que no pertenecen a la misma esfera social, una “niña pija” y un “macarra” que se enamoran y, después de vivir y contarnos situaciones típicas y totalmente predecibles, que el amor siempre vence.  

Lo único que salvo es el baile final y la canción que cierra la película: We’ll Always Be Together. Baile al que, por cierto, hizo un guiño Tarantino en ‘Pulp Fiction’.