Golpe policial a las bandas latinas en Alcobendas

Compartir
Agentes de la Policía Nacional han detenido a siete personas en Alcobendas pertenecientes al ‘coro’ de los Dominican Don’t Play (DDP) por su presunta participación en delitos de pertenencia a organización criminal y delitos contra la salud pública.

Según ha informado este miércoles la Dirección general de la Policía en una nota de prensa, tres de los arrestados lideraban esta banda latina en Alcobendas que, presuntamente, habría cometido numerosos delitos violentos así como extorsiones y tráfico de estupefacientes para financiarse. La acción más grave de la banda fue el asesinato de un joven en San Agustín de Guadalix en las fiestas de 2017.

Inicios de la investigación en mayo

En el comunicado el Cuerpo Nacional de Policía informa que investigación se inició el pasado mes de mayo cuando detectaron varios puntos de venta de droga en la localidad. Tras las primeras pesquisas se observó que estos puntos de venta eran gestionados por miembros de la banda Dominican Don’t Play (DDP).

Para la venta de estas sustancias, el ‘coro’ se valía de menores de edad que eran adoctrinados por los detenidos para su posterior ingreso en la banda. Igualmente, cada uno de los miembros estaba obligado a realizar una aportación monetaria como símbolo de compromiso.

Su periodicidad variaba entre semanal y mensual y las aportaciones eran destinadas a diversas finalidades como, por ejemplo, la organización de acontecimientos lúdicos para fidelizar al colectivo, ayudar a algún componente de la banda con problemas económicos o judiciales, la compraventa de droga e incluso la adquisición de armas.

Pistolas, droga y dinero

Durante los cuatro registros practicados, los policías nacionales han intervenido numerosa simbología de la banda, dos pistolas, munición de varios calibres, tres machetes y diversas armas blancas.

Asimismo, y en relación al tráfico de estupefacientes, han sido incautados seis kilos de marihuana, 500 gramos de hachís, diez gramos de cocaína, diversos útiles necesarios para el tráfico, artilugios para el montaje de una plantación indoor y más de mil euros en metálico.