Frutas de junio, los colores que anuncian el verano

Compartir
El calor nos invita a beber más agua y, como la naturaleza es sabia, nos ofrece una gran diversidad de frutas con alto contenido en este preciado líquido. 

Albaricoques, melocotones, ciruelas, cerezas, nectarinas, paraguayas, melones, sandías y frambuesas empiezan a adornar las fruterías anunciándonos que el verano está a las puertas. 

En general, se trata de alimentos ricos en antioxidantes, unas moléculas que previenen el envejecimiento prematuro de las células, lo que se traduce en una menor probabilidad de sufrir enfermedades, incluidos algunos tipos de cáncer.

Además protegen la piel, tornándola más saludable y luminosa. Son ricas en agua, ideal para hidratarnos y eliminar toxinas evitando la retención de líquidos, pero también en fibra, lo que contribuye a regular el sistema digestivo combatiendo el estreñimiento. 

Sus vitaminas y minerales son tan variados y abundantes que nos ofrecen un plus de bienestar en cada bocado, predominando la provitamina A, que ayuda a conseguir una buena salud dental y a una excelente visión, al igual que la vitamina C, muy importante para fortalecer las defensas y contribuir a la correcta coagulación de la sangre. 

Su escaso aporte calórico las convierte en el postre y tentempié ideales eso sí, como cualquier alimento, debes consumirlas con moderación. 

Dra Blanca Rodríguez Ayala. Médico y asesora nutricional

@blanca4615

www.laconsultadeblanca.es