Formación en Competencias Digitales: o cambias o te cambian

Compartir
Nos encontramos en los primeros días de la cuarta revolución industrial, revolución que se caracteriza por la confluencia simultánea de numerosas tecnologías exponenciales como el big data, la inteligencia artificial, el blockchain, el internet de las cosas, la robótica, la realidad virtual o las impresoras 3D.
Antonio Serrano Acitores

Mientras que las organizaciones en general se mueven con una velocidad de cambio lineal, todas estas tecnologías evolucionan de manera exponencial, esto es, cada año multiplican su potencia respecto al año anterior. Así, el ritmo exponencial de desarrollo de las tecnologías emergentes está cambiándolo todo como nunca antes en la historia de la humanidad.

Esto se debe, por una parte, a que se están produciendo numerosos avances tecnológicos simultáneamente; y por otra, al hecho de que muchas de estas tecnologías se construyen unas sobre la base de otras. De este modo, en todas las industrias, las tecnologías de aceleración se están cruzando y están cambiando drásticamente la forma en que vivimos, trabajamos e interactuamos.

En definitiva, esta revolución representa una convergencia de capacidad tecnológica, inteligencia y conectividad que gira en torno al nuevo paradigma de la información o los datos como el petróleo del siglo XXI.

En efecto, el paradigma de la información, creado como resultado de la ley de Moore y de otras fuerzas fundamentales que influyen en el mundo digital, están acelerando y haciendo escalar exponencialmente el metabolismo de los productos, las compañías y las industrias.

Ello ha sido posible, entre otras cosas, gracias a las 6Ds de las que hablaba PETER DIAMANDIS, a saber:

  • Digital (digitized): todo lo que se puede digitalizar —es decir, que se puede representar con unos y ceros— se convierte en accesible y, por tanto, resulta fácil de compartir y distribuir por ordenador.
  • Distorsionado (deceptive): las tendencias exponenciales no se detectan en los primeros días. El crecimiento es engañosamente lento hasta que comienza a ser medido en números enteros.
  • Disruptivo (disruptive): las tecnologías digitales superan a los modelos no digitales anteriores tanto en eficacia como en coste, lo que perturba significativamente a los mercados existentes para un producto o servicio.
  • Desmonetizado (demonetized): a medida que la tecnología se vuelve más barata, a veces hasta el punto de ser gratuita, el dinero se elimina cada vez más de la ecuación.
  • Desmaterializado (dematerialized): la necesidad de productos físicos voluminosos o caros de un solo uso —radio, cámara, GPS, vídeo, teléfonos, mapas, etc.— desaparece a medida que estos productos se incorporan a los smartphones.
  • Democratizado (democratized): una vez que una cosa o activo es digitalizado, más personas pueden tener acceso a los mismos.

Como se ve, la era digital supone mucho más que tener una web y una tienda online en diferentes idiomas. Ser nativo digital no consiste en tener un iPad y estar suscrito a una cuenta de Netflix.

Así las cosas, si bien el cambio es una constante universal que siempre ha estado ahí, ahora mismo y como consecuencia de esta revolución y de la crisis de la COVID-19, la velocidad con la que el cambio sucede es cada vez mayor y más difícil de gestionar para las compañías, las Administraciones Públicas y los individuos.

En efecto, todos estos cambios están teniendo un impacto natural en la forma en que creamos y gestionamos las empresas, las Administraciones y nuestras vidas. No se trata solo de hacer lo que ya hacemos mejor, más rápido o más barato. Por el contrario, es la tecnología en sí misma la que nos está dando la capacidad de construir negocios, Administraciones y vidas fundamentalmente diferentes.

Y es que la revolución digital ya está aquí y no es opcional, o cambias o te cambian. Es más, toda innovación tecnológica debe provocar una revolución educativa.

De ahí la importancia de trabajar las competencias digitales; de ahí la importancia del proyecto que tengo el honor de dirigir, Spacetechies, un centro de formación en competencias digitales que bajo el lema de «Programa tu futuro» tiene por objeto facilitar la empleabilidad desde las edades más tempranas, dotando a los niños desde los 5 años de las habilidades necesarias para poder afrontar con éxito los retos que plantea la cuarta revolución industrial, educando en competencias digitales como la programación, la robótica, la impresión 3D, el marketing o el emprendimiento, así como en otras competencias como la comunicación oral, el liderazgo, la creatividad y la innovación.

En definitiva, un nuevo concepto en educación que se materializa con el desarrollo de una metodología propia y un seguimiento de cada alumno para que aprendan, de manera adaptada a su capacidad, talento y necesidad, a desarrollarse en el entorno actual cambiante ayudados de herramientas, aplicaciones y recursos digitales que les ayudan a diferenciarse del resto porque hoy en día, o eres distinto o eres barato, o eres distinto o eres sustituible.

Antonio Serrano Acitores.

CEO de Spacetechies. Abogado. Doctor en Derecho.