El Mediterráneo ya tiene 1.000 especies invasoras

Compartir
Cada vez más informes ponen de manifiesto que el Mediterráneo es una de las zonas del planeta más afectadas por el cambio climático. Esta vez es la entidad WWF la que ha dedicado un detallado estudio a analizar las evidencias de este proceso. Las conclusiones demuestran que este mar se ‘tropicaliza’ cada día más y se parece cada vez menos a lo que siempre había sido. Ya tiene más de 1.000 especies invasoras.

El Mar Mediterráneo es el que más rápido se está calentando en todo el mundo, a un ritmo un 20% más veloz que la media mundial a consecuencia del cambio climático, pero además sufre una «grave presión» a consecuencia por la sobrepesca, la contaminación, el comercio marítimo y el desarrollo costero, según un informe de WWF.

El estudio de WWF analiza seis ejemplos de los impactos que afectan a este mar que ya está sobrecalentado. En concreto, advierte de que una de las consecuencias de la tropicalización es la aparición de nuevas especies y la ONG calcula que al menos 1.000 especies invasoras han aparecido desde zonas más cálidas al Mediterráneo desplazando a las autóctonas, una tendencia también favorecida por el intenso tráfico marítimo del Canal de Suez o el Estrecho de Gibraltar.

Posidonia, corales y fitoplancton, en regresión

Asimismo, el estudio indica que las altas temperaturas y el incremento tanto en la frecuencia como en la intensidad de las tormentas están transformando el fondo marino. Las praderas de Posidonia oceánica, las poblaciones de gorgonias (corales) y las nacras, entre otras, se han reducido en toda la región e incluso en algunas zonas se han llegado a extinguir totalmente.

La acidificación de los océanos a escala global provocada por el cambio climático ocasiona el debilitamiento en las estructuras de organismos como el fitoplancton, los corales, los moluscos o los crustáceos. El estudio alerta de que perder estas especies por completo tendría un impacto dramático en todo el ecosistema marino, ya que proveen hábitats vitales para muchas especies y contribuyen de forma significativa a fijar carbono para el clima.

Se refiere también el informe a la explosión de medusas que sufre el Mediterráneo, que se ve favorecida por el aumento de la temperatura del agua, la contaminación y la progresiva desaparición de depredadores marinos, como consecuencia de la sobrepesca.