Economía y empresas

El Gobierno compra el 10% de Telefónica para contrarrestar a Arabia Saudí

Compartir
El Gobierno ha decidido dar un golpe encima de la mesa de carácter histórico. El Consejo de Ministros ha aprobado en su sesión de hoy ordenar a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) comprar un 10% de Telefónica para contrarrestar la adquisición de Arabia Saudí.
LMN

De esta forma, el Ejecutivo de Pedro Sánchez convertirá al ente público en el mayor accionista de la operadora de telecomunicaciones, de cuyo capital salió hace 25 años.

La entrada del ente público en el capital de la operadora configura una estructura accionarial con claro dominio nacional, con CaixaBank y BBVA compensando la influencia saudí

El Gobierno ha pasado a la acción. Siete semanas después de que El Confidencial desvelara los planes del Gobierno para entrar en el accionariado de Telefónica, el Consejo de Ministros ha autorizado este martes a la SEPI adquirir hasta un 10% del capital de la operadora española.

De este modo, el ente público se encamina a convertirse la SEPI e en el principal accionista de Telefónica, 25 años después de su salida de la compañía. Y lo hace pocos meses después de que se conociera la irrupción del grupo saudí STC en el capital del grupo español de telecomunicaciones, con un 4,9% y aspiraciones —siempre que el Ejecutivo lo autorice— de alcanzar también cerca de un 10% de las acciones.

A la espera de esa decisión, la irrupción de la SEPI en Telefónica configura un grupo de accionistas con clara influencia nacional, pues, además del organismo público, entre los principales poseedores de acciones de la operadora se cuentan accionistas históricos como CaixaBank, que junto al holding Criteria controla un 5,9% del capital, y BBVA, cuya participación ronda el 5%.

Al margen de estos, el resto de accionistas significativos de Telefónica son fondos de inversión, que controlan acciones a través de diversos productos de inversión con los que gestionan el dinero de sus clientes.