Si te toca el Gordo este puede ser tu regalo: la isla privada de Marlon Brando

Compartir
En 2024 se cumple el centenario del nacimiento del actor Marlon Brando. Si además de afortunados con el Gordo de Lotería son fans del actor de “El Padrino”, pueden reservar una villa exclusiva en la isla privada que el actor adquirió para sí en el atolón de Tetiaroa, a 42 kilómetros al norte de Tahití, en la Polinesia Francesa.
LMN

En el archipiélago de la Sociedad, en la Polinesia francesa, está el atolón de Tetiaroa , uno de los entornos más impresionantes del planeta con playas de arena blanca, palmeras de cocos, pájaros coloridos y una laguna de agua transparente.

Situado a 42 kilómetros al norte de Tahití, esta isla fue el retiro exclusivo de la realeza tahitiana durante siglos y hoy en día todavía se pueden encontrar antiguos templos construidos en el atolón por los primeros polinesios.

Amada por muchos, fue el actor Marlon Brando quien se enamoró de Tetiaroa en 1962 mientras filmaba «Rebelión a bordo». Encantado por el estilo de vida polinesio -algo a lo que contribuyó la actriz Tarita, protagonista de la película y su tercera esposa- consiguió comprar este pedazo de paraíso en 1967. En 2014 se inauguró en la isla el hotel The Brando, el sueño del actor, ya visionario y ansioso por hacer de este atolón el lugar más hermoso del mundo para siempre. Un lugar lleno de misterio y energía, que reúne a 12 motu perdidos en el corazón del Océano Pacífico. Así, The Brando, es considerado mucho más que un hotel. Es una isla, con mucha historia y grandes leyendas.

El resort es pionero en tecnología sostenible con un sistema de aire acondicionado por agua de mar y energías renovables que ofrecen un gran lujo en medio de naturaleza virgen. El complejo está compuesto por 36 villas , cada una con su propia playa y piscina privadas, restaurantes, un lujoso spa polinesio, un bar con vistas panorámicas a la laguna, un bar en la playa, una piscina, un jardín orgánico, tiendas y una Ecostation.

Para el eco-resort la seguridad y el bienestar de sus clientes y empleados siguen siendo una prioridad absoluta, por eso ha establecido unos estrictos controles de seguridad e higiene con medidas sanitarias reforzadas y buenas prácticas operativas de acuerdo con las recomendaciones de la OMS, los centros de control y prevención de enfermedades, así como autoridades locales de salud y organizaciones gubernamentales relevantes.

Eso sí, el precio de una villa para uno o dos huéspedes no baja de los 3.000 euros la noche. La cabaña de hasta cuatro personas, 6.000 y el tercer modelo, está en el entre los 6.800 y los 40.700 euros, dependiendo de la villa elegida.

El vuelo con Air France a Papeete (Tahití) en Business Class costará entre 6.000 y 8.000 euros el trayecto por pasajero.