Deporte: ¿Opción o necesidad?

Compartir
La RAE define el deporte como cualquier actividad física regida por normas. Definición que podríamos complementar describiendo los beneficios que aporta a la salud física y mental, a la calidad de vida, o a la socialización. Abriendo algo más el foco, incluso podríamos añadir que es un lujo del primer mundo, donde las necesidades más básicas están cubiertas.

Pero hagamos un ejercicio de introspección y vayamos más allá: El ser humano habita la tierra desde hace 2-3 millones de años según los estudios más recientes. Hace unos doscientos mil años, de las diferentes especies existentes, prevaleció el homo sapiens sobre las demás, no siendo la más fuerte y adaptada, gracias a un mayor desarrollo cerebral que la dotaba de mayor capacidad de comunicación, o desarrollo de herramientas y armas.

Aquellos primeros antepasados eran nómadas e hicieron frente a grandes migraciones huyendo de sequías y hambrunas. La forma física era necesaria para poder cazar y sobrevivir. No fue hasta tiempo después con la aparición de la agricultura y ganadería, cuando se asentaron en comunidades estables.

Lo que ocurrió y cómo evolucionó el ser humano durante esos miles de años no suele despertar interés y el ciudadano medio tiene un grado de conocimiento pobre sobre lo acontecido antes del año 0. Estaban los egipcios haciendo cosas de egipcios y ya después algún romano quemando ciudades mientras disfrutaba de uvas sin pepitas.

Por tanto, podríamos decir que asumimos que somos lo que hemos sido en estos últimos 2000 años, en los que se ha ido produciendo un paulatino éxodo del ámbito rural a las ciudades, la actividad física se ha convertido en ocio y hemos disfrutado de comodidades que han propiciado que sea innecesario adaptarse al medio. Hoy podríamos vivir en Siberia y tener garantizado abrigo y alimento, sin mover más que el dedo índice para manejar el ratón. La actividad física ya no es necesaria para sobrevivir.

Esta vida acomodada, ha traído consigo ventajas evidentes como una longevidad increíble, pero también inconvenientes como físicos débiles y una desconexión con el ámbito rural que nos priva no solo de conocimientos útiles, si no que ha supuesto un alejamiento definitivo del medio natural del que somos parte y la conciencia de nuestro origen e instinto animal.

No obstante, el deporte siempre estuvo presente como actividad de ocio. Muestra de ello la tenemos en la historia griega, romana, o precolombina. Pero no ha sido hasta este siglo, cuando se ha convertido en una necesidad. El sedentarismo generalizado, obesidad, el estrés laboral, e incluso el aislamiento, han convertido el deporte no ya en una opción de ocio, si no en la prescripción médica por excelencia para poder disfrutar con calidad de esa mayor longevidad.

Si además consideramos que deportes como la bicicleta de montaña, el trail running y otras modalidades se han convertido casi en exclusiva en las únicas circunstancias en las que reconectamos con una naturaleza que ya nos resulta extraña, la pregunta inicial cobra mayor sentido:

¿Es el deporte una opción, o una necesidad?

Gustavo López Van Dam/ Coach y deportista extremo