Cuando falla el suelo…

Compartir
Es frecuente que en condiciones meteorológicas adversas con vientos de más de 100 kilómetros por hora se caigan ramas y hasta árboles enteros. Los árboles que antes caen son los que han profundizado menos en el suelo: árboles que aparentemente están sanos y fuertes, pero ante una zozobra se tambalean y caen.
Jesús Serrano

En el ser humano ocurre algo parecido con el suelo pélvico. Personas sanas y fuertes pero que ante pequeñas “zozobras” como son los saltos, carreras y esfuerzos diarios ponen de manifiesto que el suelo pélvico no está estable. Hay muchas personas que sufren en silencio pequeñas incontinencias. Probablemente sea la manifestación externa más frecuente. Pero hay mucho más: dolores pélvicos, prolapsos, lumbalgias, etc. Por este motivo, en los últimos años, se ha avanzado muchísimo en el desarrollo de la fisioterapia en este campo. Los hombres padecen patologías en el periné pero son las mujeres las más afectadas debido a los embarazos y a los partos.

Os cuento el caso de Marta. Chica de unos 30 años que acudió a consulta de suelo pélvico porque sufría dolores lumbares desde hace años. Lleva 3 practicando pilates y aunque ha mejorado bastante muchas noches tiene que levantarse de la cama a hacer unos pequeños estiramientos porque no aguanta tumbada. Trabajar 8 ó 10 horas seguidas no ayuda y cargar con los niños en la hora de los baños agrava el problema. Ya en la entrevista personal nos cuenta que tuvo dos embarazos muy seguidos hace 5 años. Desde entonces su cuerpo cambió y sobre todo le ha sido complicado sacar tiempo para cuidarse. También nos cuenta que de vez en cuando sufre pérdidas de orina en algunos gestos bruscos como es estornudar o correr en el parque con alguno de los enanos. En la primera consulta se le hizo una evaluación del suelo pélvico y de su musculatura abdominal. Se evidenciaron deficiencias en ambas estructuras que justificaban sus síntomas. Se planificó un calendario de entrenamiento en clínica y las mejoras han sido muy evidentes. Los dolores han desaparecido por completo y las compresas para evitar sustos ya no son necesarias.

El caso de marta es más frecuente de lo que la gente se pueda pensar. Son muchas las personas que tienen una gran deficiencia de la musculatura abdominal. No solo las embarazadas sino mucha gente obesa o incluso delgada pero que nadie le ha enseñado a contraer el transverso de la forma adecuada. Y lo mismo ocurre con el suelo pélvico. Muchas veces pensamos que es cosa de mujeres multíparas o de operados de próstata y no solo ellos tienen problemas. Varones jóvenes pueden sufrir este problema debido a su trabajo o a su deporte y deben tratarse para evitar problemas presentes o futuros. Al fin y al cabo son músculos que como los de otras regiones corporales pueden sufrir atrofias y las consecuencias pueden ser graves. Pero el cuerpo humano es maravilloso y trabajándolo adecuadamente, con buenos profesionales, se llega a restaurar completamente. Palabra de fisio.

Jesús Serrano/Fisioterapeuta

Cliníca Improve/Club Deportivo El Estudiante

www.clinicaimprove.es