Condromalacia: ¡de la desesperación al salto!

Compartir
La condromalacia rotuliana es una irritación del cartílago de la rótula en su articulación con el fémur.

El dolor difuso, la inflamación y la inseguridad en la rodilla son algunos de los síntomas que suelen presentar los pacientes. Afecta mucho más a las mujeres por ese valgo fisiológico propio del sexo femenino. Además de que son más laxas y les cuesta fortalecer algo más que a los hombres. 

Por desgracia son muchas las que acaban en mi consulta desesperadas porque algún otro profesional sanitario les ha dicho que no hay nada que hacer. Que deben aprender a vivir con dolor, deben dejar todo deporte que no sea la natación y que probablemente con 50 años haya que ponerles prótesis. ¡Nada más lejos de la realidad…! No es una lesión estructural. Es un problema funcional. Mejoras la función y se acaba el problema.  

Algunas veces llegan después de haber hecho algo de fisioterapia, haberse medicado con todo tipo de antiinflamatorios y vitaminas,  alguna infiltración, cremas milagrosas e incluso después de haber probado alguna milagrosa rodillera que sujeta la rótula. La rótula no debe ser sujetada. La rotula está hecha para moverse. Pero debe moverse bien.  

Mi recomendación: ¡entrenar! Entrenar bien. De los pies a la cabeza con especial foco en esas rodillas. Y recalco lo de empezar en los pies porque muchas rodillas están mal alineadas por unos pies que funcionan mal. Así que empezad por activar esos dedos de los pies. Recuperad su función muchas veces devastada por el calzado. Y continuad por el arco del pie, el tobillo y la rotación tibial… No despreciéis estas zonas.  

La cadera tampoco hay que olvidarla. Su correcta movilidad primero. Pero además la musculatura glútea tiende a la atrofia por el “vicio de silla” que tenemos. Y el glúteo es fundamental: además de propulsarnos estabiliza lateralmente la rodilla. Y si la rodilla baila en cada paso que damos, la rótula y el resto de estructuras, sufren.  

Y llegamos a la rodilla. Son muchos los músculos que intervienen aquí pero para mi el cuádriceps es el rey. Es impresionante el disbalance muscular que encontramos entre la musculatura posterior (isquiotibiales) y la anterior (cuádriceps). Los estudios nos muestran en test isocinétios como el cuádriceps debe ser mucho más fuerte. Encontramos unas atrofias impresionantes y por eso el trabajo principal debe ser de este grupo muscular. El cómo hacerlo se lo dejo al profesional sanitario que os coja por banda. Pero a grandes rasgos, trabajar los últimos grados de extensión es fundamental. Y con carga progresivamente más alta.. Llegando a ser muy alta si es posible. ¡Es impresionante como se curan TODAS las rodillas que se trabajan bien! 

He tratado muchas patologías a lo largo de mi carrera profesional. Pero os puedo asegurar que la patología en la que más seguro me encuentro es en esta. Porque todas las rodillas, siguiendo el plan previsto, se curan por completo. ¿Quieres dejar de sufrir? Entrena fuerza ¿Quieres volver a correr? Entrena fuerza. ¿Quieres volver a saltar? Entrena fuerza. ¡Palabra de fisio! 

Jesús Serrano, Fisioterapeuta

Clínica Improve 

Club Deportivo El Estudiante