Carlos Martín, mítico representante de artistas: “No concibo la vida sin la música”

Compartir
Su mirada es alegre, bondadosa y optimista. Y su historia –ahí dejo la idea- bien merece un libro o un documental de Netflix. Carlos Martín (Langa de Duero, Soria) lleva más de tres décadas en la industria discográfica, capitanea la agencia “Be Released” y es, sencillamente, uno de los mejores representantes de artistas de España.
Otras Miradas con Jorge García Palomo

La música marca el pulso de su vida, con permiso de su entrañable familia, y por sus manos han pasado desde El Fary, Los Chunguitos o Medina Azahara hasta Lolita, Innocence o María del Mar Bonet. Cientos de músicos de diferentes estilos, nombres propios de la escena. Aunque para nombre propio: ¡Carlos Martín! Maratoniano de los medios de comunicación, adora su oficio, sigue imparable y se ha consolidado como un promotor cultural mayúsculo. Bienvenido y ¡música, maestro!

¿Cómo te definirías, Carlos?

Soy una persona sencilla que se deja querer por la gente a la que quiero. Me gusta cuidar de la familia y los amigos. Me conformo con esas pequeñas cosas del día a día que me hacen sentir bien. Como buen Capricornio, soy muy cabezota y no paro hasta conseguir lo que me propongo. Meticuloso y exigente en el trabajo.

Imagen actual de Carlos Martín

¿Cómo le gusta mirar la vida a Carlos Martín? ¡Seguro que con música de fondo! (Pregunto así, en tercera persona, con un aire intenso.)

La vida intento mirarla siempre con optimismo y con una sonrisa, pero, como bien dices, siempre con una banda sonora donde caben todos los estilos musicales.

¿Qué significan para ti la música, el espectáculo, los conciertos?

Desde que tengo uso de razón la música me acompaña. Es toda mi vida y no la concibo sin ella. Con cuatro años ya me quedaba embobado delante de las bandas que animaban las fiestas patronales en mi querido pueblo Langa de Duero, en Soria. Saltaban chispas dentro de mí. He ido a lo largo de los años cultivando este sentimiento en todas sus facetas. Como oyente, como cantante y músico en un coro, como estudiante en el Conservatorio Superior de Música de Madrid, como DJ, como promotor discográfico, como ‘rock manager’ en conciertos y hasta como organizador del primer “Festival Camino Duero Fest”.

Imagen de un joven Carlos Martín Con Sergio Dalma

¿Cómo empezó todo? ¿Recuerdas ese Rubicón o hito que te lleva a convertirte en un promotor –sin duda- de referencia en este país?

Lo recuerdo como si fuera hoy. Una llamada de teléfono del día 4 de junio de 1990. “Carlos, necesito a una persona en el departamento de Promoción de Madrid en Horus para que trabaje conmigo”. Esa llamada provenía de un gran profesional, Emilio Sánchez Lorenzo, director entonces de aquel departamento de promoción en Madrid. Me explicó que era un trabajo duro, que había que echarle muchas horas, sin un horario concreto; que era trabajar hasta fines de semana y dispuesto a viajar por toda España. No me lo pensé dos veces y, al día siguiente, ya estaba trabajando en  la compañía.

¿Qué artistas, así, a bote pronto, han pasado por tus manos?

Mi primer artista fue un grupo de Sevilla llamado “Nonina”. Recuerdo una ‘cassette’ regrabable con su nombre. Era su primer trabajo y recuerdo escucharla desde el aeropuerto a la oficina. Y, tras ese artista, empezaron a llegar a mis manos Sergio Dalma, Ana Reverte, María del Monte, El Junco… Ahí arrancaba mi carrera imparable como promotor. Y en estos 30 años he tenido el privilegio de trabajar con  otros grandes artistas como Manolo Escobar, ‘El Fary’, Lolita, Moncho, Paolo Salvatore, Los Chunguitos, Melody, Medina Azahara, Lluis Llach, María del Mar Bonet, Raimon, Marina Rosell, Sandro Giocobbe, Nicola Dibari, The CredenBeat, Carlos Marín (Il Divo) y cientos de artistas más.

El representante con El Fary

¿Alguna anécdota molona con algún icono de la música?

Nos fuimos de promoción a Extremadura y entrando en Cáceres con el coche de ‘El Fary’ tuvimos la sorpresa de ser abordados y escoltados hasta el hotel por la policía municipal. Pero ya lo más fue cuando en la puerta del hotel había una furgoneta descargando sábanas y toallas y uno de los policías le hizo quitar la furgoneta al buen señor para que aparcara El Fary en la misma puerta. Por más que medié para que ese trabajador siguiera haciendo allí mismo su trabajo no hubo manera. Para esos policías, El Fary era lo más importante. Era Dios.

¿Qué es lo que más te gusta de lo que haces y qué sensación te queda a estas alturas del espectáculo, con más de 30 años de experiencia a tus espaldas?

Para mí, cada artista, cada día, es un reto de superación. Me siento bien cuando sale un buen plan de promoción para un artista. La meta es estar al día y controlar cuantos más medios de comunicación, mejor, para ponerlos al servicio de los artistas que contratan los servicios de mi agencia: Be Released.

En la imagen con el grupo Medina Azahara

Exacto: mención especial a tu agencia de artistas y eventos, Be Released

Be Released es una marca creada por un servidor hace más de ocho años, cuando empecé la aventura de trabajar por mi cuenta y riesgo. El desplome en la venta de discos hizo que prescindieran de mí en la última empresa en la que trabajé en nómina, “Picap”. El objetivo de Be Released es satisfacer las exigencias de los artistas y ‘mánagers’. Posicionarles en los medios de comunicación y dar a conocer sus trabajos a través de estos. Hacer éxitos de sus canciones y que puedan conseguir conciertos y vender discos, que es el objetivo final.

¿Cómo es tu relación con los medios? Eres casi más conocido que el Papa… ¿Qué tal te tratamos, amigo? (¡Gracias por tantos momentos!)

Creo que durante estos 30 años me he hecho respetar y querer. La seriedad y el cumplimiento en el trabajo es la clave para tener credibilidad. Esas personas, con nombres y apellidos que tengo la suerte de conocer, son la llave de acceso para conseguir entrevistas y que den visibilidad a los trabajos discográficos que les presento. Una entrevista a mi artista: en la radio, en un diario, en una revista, en una televisión. Una publicación en un diario digital, en una web, en un blog, en redes sociales… Todo suma. Hay que reconocer que los medios o programas más importantes miran mucho por su audiencia y su interés editorial, pero aun así casi siempre me tienen en cuenta y siento que están ahí.

Con Ana Reverte y Rafa Cano

¿Algún lugar de Madrid que te inspire especialmente, Carlos?

Me inspira cualquier rincón de Madrid porque Madrid me acompaña desde 1977 y puedo presumir de conocerlo bien. Pero si está rodeado de árboles, buena compañía y buena música, no se puede pedir más.

Una reflexión final desde La Mirada Norte, un mensaje para la posteridad…

Vivo en la zona norte de Madrid, donde he encontrado la tranquilidad que voy necesitando con mis ya 60 años. Soy feliz con mi familia y mi trabajo; y no puedo pedir más a la vida. Me gustan las cosas sencillas, las pequeñas cosas y la gente sencilla. Me gusta Madrid, la ciudad que me acogió, pero sin olvidarme de mis raíces. ¡Gracias a La Mirada Norte por pensar en mí!

¡Mil gracias, Carlos Martín! ¡Enhorabuena! El espectáculo debe continuar…

Jorge García Palomo

El periodista y comunicador Jorge García Palomo nos presenta a todo tipo de personas genuinas, creativas, curiosas, contingentes y necesarias… Como diría aquel genio, “gente loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo”… Sí, son “Otras miradas”. Y están entre nosotros.