Bichón Maltés, su origen se remonta al Imperio Romano

Compartir
El Bichón Maltés se ha convertido en una de las razas más populares entre los dueños de perros gracias a su aspecto amable, su carácter travieso y, sobre todo, por ser uno de los más amistosos y amorosos con los que podemos encontrarnos.

Físicamente hablando, este perro de tamaño pequeño destaca por su blanca cabellera y su expresión juguetona. Tiene una cabeza proporcionada a su talla, con el cráneo un poco más largo que el hocico y suele tener los ojos y la nariz de colores oscuros.

Sus orejas, que cuelgan a ambos lados de la cabeza, son triangulares y peludas, aunque se podría decir que en sí, este perro es peludo, ya que está cubierto completamente por una lisa y densa melena blanca que le llega hasta la cola, la cual se posiciona curvada por encima de la espalda.

Origen e historia del Bichón Maltés

Esta raza es una de las más antiguas que existen ya que los datos prueban que vivió junto a los hombres hace más de 3000 años. La primera aparición del Bichón Maltés en la historia de la humanidad se data en el antiguo imperio romano, en concreto en Sicilia, donde se ha descubierto que era el encargado de cazar ratones.

Además, se le llegó a conocer como “perro de las patricias romanas”, ya que las altas familias sentían debilidad por esta raza y la convirtieron en numerosas ocasiones en su mascota, llegando a formar parte de familias reales.

El Bichón Maltés continuó extendiéndose como animal de compañía a lo largo de los años gracias a que los comerciantes lo incluían en sus tratos como moneda de cambio por su buena reputación, siempre ligados a la realeza y a las clases altas de la sociedad.

El comportamiento del Bichón Maltés

En cuanto a su forma de ser, esta raza es muy cariñosa y sociable, además de inteligente. Resulta un animal perfecto para tener en pisos o apartamentos pequeños, ya que es muy fácil de adiestrar y su tamaño no resulta un problema.

Lo realmente importante a la hora de tener un Bichón Maltén en el hogar es tener en cuenta que es una raza muy enérgica, por lo que requiere de una actividad física diaria. Preparar juegos en los que el animal corra y salte será suficiente para saciar sus ganas de juego y diversión.

Por supuesto, su belleza, procedente de su sedosa y brillante melena también requiere de unos cuidados especiales: los baños estarán a la orden del día y los cepillados diarios serán prácticamente obligatorios para que este peludo hechice a todos con su atractivo natural.