Moda y Tendencias

A punto de cumplir 52 años, Valeria Mazza volvió a la pasarela en Madrid de la mano de Hannibal Laguna

Compartir
Con la música de tangos, Hannibal Laguna tuvo el placer de contar para su cierre de desfile con su gran musa, una estupenda Valeria Mazza que se encuentra en España presentando un programa. 
LMN

Hoy han predominado morados, blancos, naranjas y blancos en un desfile de siluetas más rectas que las habituales en las colecciones de Hannibal Laguna. Con un saber hacer enorme, seriedad y propuestas favorecedoras, Laguna muestra con facilidad sus 35 años de experiencia sin salir mucho de su zona de confort.

Con su colección Moonglow, Hannibal se ha sumado a las tendencias del momento: siluetas longilíneas, telas de gran caída, atención a los detalles, frunces, escotes complicados y vestidos capa. Los detalles de pedrería en muchos vestidos no iban cosidos al tejido sino engarzados a una estructura, cual si se tratase del tratamiento de las piedras preciosas en la orfebrería.

Los hombros así bordados se combinaron mangas de gran volumen. Los vestidos asimétricos contaban con una parte del escote bordada en cristal y la otra en tela. El crêpe satin lila cosido con pliegues obliga a ser manipulado con papeles para ser cosido. Los escotes palabra de honor drapeados y los falsos escotes palabra de honor, se alternaron con otros modelos en gasa plisada. Los vestidos de filamentos de celofán cortado al láser añadían luminosidad a una serie de modelos en negro.

Hubo mangas extra largas en tops con pantalones, algo muy visto en esta semana de la moda de Madrid. Los cristales, los círculos de acetato cortados con láser y las microlentejuelas mate acompañaron los vestidos de noche, que supusieron un tanto por ciento elevado de la colección. Y el drapeado en gasa seca, distinto al drapeado en muselina, se alternó con modelos sencillos como el vestido bicolor recto bordado en gris y verde, mitad y mitad, como las dos caras de la luna.