Robert de Niro, arruinado

Compartir
Los pronósticos más agoreros sobre el futuro profesional de Robert de Niro , que ya ha cumplido 76 años, aventuran que el actor quizá tenga que retirarse dentro de poco. Los más cautelosos, en cambio, apuntan a que el actor está atravesando una mala racha que tarde o temprano pasará, y que cada vez está más cerca el día en que remonten sus finanzas.

Pero a día de hoy, lo cierto es que De Niro está prácticamente arruinado, consumido por las deudas y sin trabajos a la vista.

La razón primera de esta situación es, lógicamente, la pandemia que tan duramente está afectando a Estados Unidos, donde el protagonista de Taxi Driver tiene sus intereses: sus negocios en Nueva York y el desarrollo de nuevos proyectos para el cine.

Pero eso no es lo único que está afectando al actor, pues los problemas económicos a raíz del divorcio de su exmujer, Grace Hightower, también están llevando a de Niro a quedarse prácticamente sin dinero, tal y como ha defendido su abogada, Caroline Krauss, ante un juez de Manhattan durante una audiencia virtual de divorcio.

«El señor De Niro tiene 77 años, y aunque ama su oficio, no debería verse obligado a trabajar a este ritmo prodigioso porque tiene que hacerlo. ¿Cuándo terminará eso? ¿Cuándo tendrá la oportunidad de quizás no coger todos los proyectos que se le presenten? ¿O no trabajar seis días a la semana durante 12 horas al día simplemente para seguir el ritmo de la sed de la señorita Hightower por Stella McCartney?», ha apuntado la jurista durante su intervención, añadiendo más tarde que «De Niro podría enfermar mañana, y la fiesta habrá terminado«.

Uno de los conflictos con Hightower consiste en la negociación del límite de la tarjeta de crédito de ella: en plena pandemia, la ex esposa intentó aumentarlo de 50.000 a 100.000 dólares mensuales en gastos, algo que De Niro ahora no se puede permitir.

Aparte de estos gastos, más los derivados de su manutención -el piso en Nueva York, los caprichos disparatados y otros lujos-, está también el hecho de que De Niro siempre ha tenido fama de manirroto. Acostumbrado a ganar cantidades obscenas de dinero, el ahorro nunca ha sido una de sus banderas, y nunca se ha privado de nada.

Hay más factores añadidos que agravan la crisis financiera de De Niro. Los dos negocios de hostelería en Nueva York en los que participaba, Nobu -un prestigioso restaurante de cocina japonesa- y la cadena de hoteles de lujo Greenwich Hotel, han tenido que cerrar hasta próximo aviso, y eso también ha supuesto un recorte importante a su previsión de dividendos.

Nobu perdió tres millones sólo en abril, y para paliar esta sangría los socios -incluido De Niro- han tenido que abonar dinero de su bolsillo, en su caso particular hasta 500.000 dólares.

Es ahora cuando deben resolverse los detalles más espinosos. Por ejemplo, el actor está obligado a pagar un millón de dólares anualmente si sus ingresos de todo un ejercicio superan los 15 millones -algo que, hasta 2019, era pan comido-, pero si ganase menos de esa cantidad, que es lo que se prevé, debería ajustar el pago a un nuevo ratio.

También se han reducido sus ingresos por su participación en la película El irlandés, que esta temporada se le abonarán a un año vista por un total de 2.5 millones de dólares, hasta cubrir todo 2021. Así que no volverá a cobrar hasta 2022. Se comenta en su entorno que ese dinero, además, ya se lo ha gastado.

Sus dos divorcios con Grace Hightower

Tras haberse casado con la cantante y actriz Diahnne Abbott en 1976, y de divorciarse en 1988, el actor encontró el amor en Grace Hightower, una azafata de la compañía de aviones TWA, con quien se casó en 1997. Sin embargo, su matrimonio sufrió muchos altibajos y numerosas crisis, y solo dos años después de Niro le pidió el divorcio. Ella le acusó de haberle sido infielademás de consumir alcohol y drogas.

Pese a ello, la pareja acabó reconciliándose, renovando así sus votos en el año 2004. Sin embargo, en 2018 acabaron poniendo fin a su relación, iniciando un proceso de divorcio que aun perdura debido a las peticiones de Grace, quien demandaba la mitad de su fortuna, valorada en cerca de 500 millones de dólares, basándose en sus ganancias en películas, negocios, su participación en una cadena de restaurantes y su productora Tribeca. Mucho más de lo acordado en su contrato prematrimonial, por el que ella recibiría un millón de dólares al año. Un acuerdo que, según la abogada de Robert de Niro, le estaría llevando a la ruina.

Por otro lado, el abogado de Grace Hightower, Kevin McDonough, ha desmentido que el actor tenga problemas económicos, asegurando, según ‘Fox News’, que éste «ganó cinco millones de dólares por actuar en la película ‘El Irlandés’ (2019); gastó 450.000 dólares en un alquiler en verano del 2019 en Amagansett, también gastó 150.000 dólares en unas vacaciones de Acción de Gracias, y un millón en sus hijos en 2019 y 2020″.

Para los asesores de De Niro, por tanto, una posible solución sería reajustar su patrimonio, crearse un fondo de jubilación, rebajar su tren de vida e intentar retirarse dignamente. Ahora está por ver si la situación es tan grave como para llegar a ese extremo.