Renault Megane E-Tech 100% eléctrico: la importancia del portón trasero

Compartir
Entre estas innovaciones, hemos seleccionado siete que os recomendamos descubrir a lo largo del verano. En este primer episodio, Hervé Maine, miembro de la Dirección de Ingenieríade producción y prototipos de vehículos, explica cómo contribuyó a mejorar la autonomía de Megane E-Tech 100% eléctrico trabajando en el aligeramiento de su portón trasero.
G. Pico Pérez

Los portones de plástico permiten aligerar el vehículo. También contribuye a la calidad del aspecto interior y dan a los diseñadores una mayor libertad para integrar las ópticas traseras.

Con el nuevo portón de Megane E-Tech 100% eléctrico, la solución técnica ha evolucionado aún más en pro de la sencillez. Se basa en un nuevo diseño que, combinado con un nuevo proceso de inyección de plástico, permite eliminar los refuerzos metálicos y reducir el número de piezas necesarias.

Fruto de un trabajo transversal con el equipo de concepción del vehículo, la simulación digital y la ingeniería de producción por inyección de plástico, esta solución se diseñó originalmente para el prototipo Eolab con el fin de que el vehículo fuera lo más ligero posible y redujera su consumo a ¡1 l/100km.

Las innovaciones incorporadas en el nuevo portón trasero de Megane E-Tech 100% eléctrico tienen como objetivo principal reducir el peso del vehículo y, por tanto, aumentar su autonomía en beneficio del usuario. Han dado lugar a dos solicitudes de patentes que posteriormente se beneficiarán a otros siete modelos de la gama Renault.

«  El material plástico combinado con la innovación de la « vena líquida » nos obligó a replantear el diseño del portón trasero. Un reto colectivo que, con Nuevo Megane E-Tech 100% eléctrico, nos permite aventajar a nuestros competidores.» comentaHervé Maine, responsable del proceso de inyección plástica en la Dirección de ingeniería de producción y prototipos de vehículos de Renault

Los beneficios de la innovación

Las ventajas son significativas en comparación con la generación anterior de portón trasero plástico:

  • un ahorro de peso de 4,1 kg/m2 (es decir, -20%), el equivalente a 5 kg por pieza;
  • una reducción de costes de varias decenas de euros por pieza;
  • aumento de la rigidez del portón trasero;
  • menos piezas a ensamblar (25 elementos menos), lo que simplifica el proceso.

Un nuevo proceso

El refuerzo de la estructura es posible gracias al uso de un nuevo proceso: el moldeo por inyección asistido por agua. Este proceso consiste en formar una «vena hueca» en el material mediante la inyección de agua.

Esta fina cavidad actúa como un elemento que aporta rigidez. El material plástico eliminado durante el proceso de inyección de agua se reutiliza en la siguiente pieza para minimizar el consumo de material.