PSOE y PP excluyen a los perros de caza de la Ley de Animales

Compartir
La Ley de Bienestar Animal ya está lista para ser aprobada por el Congreso, aunque con una modificación importante: no protegerá a los perros de caza.

LMN

Así lo han acordado PSOE PP, que este jueves han introducido este cambio en la norma que aprobó el Consejo de Ministros, pese a las reticencias de Unidas Podemos y el resto de los socios parlamentarios del Gobierno. Los morados, que han votado en contra de esta modificación, sí han apoyado el dictamen conjunto, tras semanas de duras negociaciones con los socialistas que no han dado fruto alguno, y confían en que el PSOE rectifique en las próximas semanas y regrese a la redacción original durante el debate en el pleno de la Cámara Baja, algo que no parece muy probable a la vista de la actitud que han mantenido los de Pedro Sánchez.

Con el apoyo del PPVoxCs y otros partidos minoritarios, los socialistas han sacado adelante la enmienda de marras, por lo que la norma no protegerá a los animales usados en actividades específicas como las aves de cetrería, los perros pastores, los canes usados por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, o los perros de caza y demás animales auxiliadores de esta actividad. En definitiva, la ley de bienestar animal, que busca alcanzar el sacrificio, el abandono y el maltrato cero, solo afectará a los animales de compañía que viven en el hogar familiar.

Duras críticas

Pese a que el texto que socialistas y morados aprobaron en el Consejo de Ministros -en primera y segunda vuelta- sí que contemplaba que la norma cubriera a los perros de caza, el PSOE no tardó en registrar la polémica enmienda en el Congreso para modificar el proyecto de ley de manera sustancial. Desde entonces, los intentos de Unidas Podemos de alcanzar un pacto con sus socios han caído en saco roto.

El siguiente paso se producirá cuando se eleve el proyecto de ley al pleno del Congreso. Los socialistas no contarán en este caso con el respaldo de la derecha para aprobar la ley y tendrá que ser el bloque progresista quien la respalde. Pese a que no reviertan este cambio, se hace difícil pensar que los morados vayan a votar en contra de una norma que ha sido redactada por el Ministerio de Derechos Sociales, en manos de Ione Belarra, pero el ‘no’ de ERC y EH Bildu, muy críticos con la enmienda, impediría la aprobación de la misma y que se tumbe por primera vez un proyecto de ley del Ejecutivo de coalición.