Movimientos indepes en los municipios

Compartir
En 2022 se cumplirán 33 años del primer y único golpe de estado fallido perpetrado en Madrid. La Moraleja, conocida desde entonces como La Cataluña madrileña se rebeló contra el alcalde socialista, José Caballero y dijo basta ante la clamorosa falta de atención y servicios que desde el ayuntamiento de Alcobendas recibían.
Juan Ussia Muñoz-Seca

Los vecinos rebeldes pedían, entre otras cosas, un transporte público en condiciones, más seguridad o que sus impuestos se vieran traducidos en inversiones para mejorar la urbanización. Este grupo indepe, donde estaba el ex alcalde popular de este municipio, Ignacio García de Vinuesa, se quedó a las puertas del cielo, porque debían conseguir 5.550 firmas de residentes y solo consiguió 4380. Todo quedó en un susto, pero desde entonces nada fue igual en la relación que aquel Gobierno socialista prestó a lo que hoy se conoce como distrito Urbanizaciones.

Les cuento esto porque las entidades de conservación, representantes vecinales de los 26.000 residentes en esta zona de Alcobendas, han visto como el Gobierno actual del PSOE, Ciudadanos y un poco de Podemos, sin contar con ellas, se ha dedicado a colocar contenedores y a pintar en medio de las aceras señales extrañas y muy grandes que son aparcamientos de patinetes eléctricos.

Esta anécdota, que les puede aparecer una chorrada supina, no lo es tanto y recuerda a aquella forma de gobernar tan déspota que tuvo durante años aquel gobierno de izquierdas simple y llanamente porque la gente de La Moraleja no era de su cuerda.

Por desgracia, y siendo conscientes de que la actitud es otra por parte de algunos concejales de Ciudadanos, este 2022 se cumplen tres años sin que las urbanizaciones reciban mayor inversión municipal que un puesto para recargar un coche eléctrico.

Ante esta coyuntura, no voy a ser yo el que haga o Impulse propuestas antiguas y de extrarradio, pero no descarten que de seguir así vuelva cierto tufo independentista en las urbanizaciones de Alcobendas.

Evidentemente, de salir un movimiento así, que lo dudo y no apoyo, repito, habría que hacer exclusiones. Una clara seria la parcela de la iglesia del Paseo Conde de los Gaitanes y sus pedigüeñas propietarias, la Congregación de Monjas del Sagrado Corazón de Jesús. Por codiciosas.

Volviendo a cosas más serias, el mes de enero es un mes de esperanza, ya que los municipios de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes han celebrado las onomásticas de sus patrones, la Virgen de La Paz y San Sebastián Mártir.

Lo he contado otras veces, pero vuelvo a hacerlo. Desde muy pequeño en mi casa, gracias a mi padre, conocí que en Alcobendas cada 24 de enero se celebra la fiesta en honor de la Virgen de La Paz, patrona oficial del municipio desde el siglo XVII y que cada año, desde 1677, es venerada y homenajeada por sus feligreses de Alcobendas. En el Soto de La Moraleja se encuentra la Ermita de La Paz, que se levanta encima de donde apareció la Virgen en los campos de Fuentidueña. Este año, los festejos han vuelto a tener cierta normalidad y a ambos santos, les pedimos amparo y protección para que nos aguarden y nos enseñen el camino de luz, de salida, que siempre, existe y al que llegaremos con su ayuda.

Pd: No sé si lo saben, pero en 16 meses tenemos elecciones y vamos a votar

Juan Ussía Muñoz-Seca/ Director de La Mirada Norte