Deporte y vida sana

Mathieu van der Poel, campeón del mundo de ciclismo, habla de la adrenalina con Lamborghini

Compartir
Mathieu van der Poel, campeón del mundo de ciclismo y propietario de un Lamborghini Urus, no es nuevo a la hora de experimentar la sensación de la adrenalina, como ilustra el último vídeo «Beyond Speed» de Lamborghini.
G. Pico Pérez

De niño, van der Poel estaba obsesionado con su bicicleta y montaba en ella cada vez que podía, lo que se tradujo en una gran dedicación al deporte del ciclocross y una obsesión por el rendimiento.

«Con el ciclocross me convertí en campeón del mundo y triunfé. Logré todo lo que quería, y entonces me pasé a las carreras de carretera», dice van der Poel. Siempre deportista, comprometido al más alto nivel para alcanzar metas y recompensas, el ciclismo alimentó su deseo de adrenalina. Sobre dos ruedas compite en las pistas de ciclocross y en las carreteras asfaltadas, y al igual que el Lamborghini Urus, ofrece el máximo rendimiento en todos los terrenos.

«El ciclismo es mi vida, y el Lamborghini Urus se adapta a ella», dice van der Poel. «Es el coche perfecto para mí. Se caracteriza por sus prestaciones, pero también ofrece exclusividad. Y como mi bicicleta va conmigo, tiene el espacio de maletero que necesito».

«La velocidad es adrenalina. Por supuesto, es diferente en una bicicleta y en el Lamborghini. Los descensos y los sprints en bicicleta son rápidos y tengo que emplear todos mis sentidos y habilidades para los diferentes entornos, y me encanta ese subidón de adrenalina, pero sin duda el Super SUV Urus también lo proporciona. Es rápido y la forma en la que afronta cada reto y cada superficie está en otra liga.  El motor es muy especial, y hay muchas otras características en el coche que me encantan. Pero es más que eso: Lamborghini es italiano y transmite pasión, y eso se refleja en el Lamborghini Urus».