‘Los reglones torcidos de Dios’ un universo de paranoia y locura que plantea la novela de Torcuato Luca de Tena

Compartir
Oriol Paulo se ha atrevido a adaptar esta novela al cine transportándonos a una época, 1979, en la saltó a las librerías esta obra de Torcuato Luca de Tena que resulta difícil de asimilar con una sociedad en la atmosfera de un psiquiátrico de aquellos años que ha evolucionado tanto en nuestros días.
BettyGS

Luca de Tena, en su deseo de documentar con precisión la atmósfera psiquiátrica que su novela (re)quería, logró internarse, como la Alicia protagonista de su novela, en un sanatorio mental para alimentar su verosimilitud. Lo debió conseguir porque la novela alcanzó un considerable éxito solo al alcance, décadas después y con menos pulso, de varios autores en este género tan solicitado de novela negra.

Oriol Paulo dirige con renglones muy torcidos un relato que oscila entre la eficacia del buen noir y la insustancialidad del cine truculento. En ese viaje al centro de la locura, en esa trama azul oscura que alimenta el mal periplo de Alicia Gold, una detective en busca de un misterioso asesinato acontecido en el núcleo más profundo de un manicomio superlativo, Bárbara Lennie, una actriz con inclinación por el subrayado dramático, se ve zarandeada por las exigencias del guión que le impone coreografías de delirio.

 Lo que le interesa al director es utilizar la locura como la excusa perfecta para hacer viajar al espectador a un lado y otro del espejo. Para confundirle, guiarle, engañarle y, finalmente, despertarle.

El resultado es un thriller obsesivo y delirante. A partir de aquí, cada espectador sacrá sus propias conclusiones aunque pocas metáforas va poder sacar. Y la recomendación más importante es no haber leído la novela antes de ver la película.

Sinopsis

Alice, investigadora privada, ingresa en un hospital psiquiátrico simulando una paranoia. Su objetivo es recabar pruebas del caso en el que trabaja: la muerte de un interno en circunstancias poco claras. Sin embargo, la realidad a la que se enfrentará en su encierro superará sus expectativas y pondrá en duda su propia cordura. Un mundo desconocido y apasionante se mostrará ante sus ojos.