Las Criptomonedas se convierten en habituales y Hacienda pone el foco en sus transacciones

Compartir
Estamos volviendo a ver noticias sobre el incremento del valor de las criptomonedas, especialmente del Bitcoín, y cuando se producen fuertes plusvalías allí siempre pondrá sus ojos la Agencia Tributaria (Aeat). Ante esta situación nuestra Hacienda aumentará en este 2021 la vigilancia sobre las criptomonedas mediante un plan para el control de las mismas.

El Plan Anual de Control Tributario y Aduanero de este 2021 alerta de los «riesgos fiscales» que suponen las criptomonedas y ante esta situación exigirá a los contribuyentes informar sobre estas inversiones en la declaración de bienes en el extranjero, el discutible Modelo 720, y creará un modelo de declaración específico sobre estas monedas digitales.

Además, en el proyecto de ley de medidas contra el fraude que se está tramitando actualmente en el Congreso, el legislador ha marcado como uno de sus objetivos las criptomonedas y se anuncia medidas para su control.
Las medidas principales, además de las de información y control, serán un notable endurecimiento de las sanciones, siendo de la sanción mínima por la falta de presentación del mencionado modelo 720 de 30.000 euros. Si se incumple una sola obligación de información, la sanción mínima sería de 10.000 euros. Este aspecto parece que se tramitará con escasos cambios según los diferentes grupos políticos.

Según un estudio de la IE University, en España, un 16% de la población tiene bitcoins u otras criptodivisas, de lo que se deduce que 7,5 millones de españoles poseen o invierten en alguna de las criptomonedas. Su popularidad ha subido mucho en fechas recientes por las informaciones derivadas de la compra de bitcoins por parte del dueño de Tesla y una de las grandes fortunas del mundo, Elon Musk, de 1.500 millones de dólares. Por las razones que sean el bitcoin, en fechas recientes ha llegado tener un valor superior a los 50.000 dólares. Un valor que a muchos les ha hecho más ricos y a otros los ha llevado a la ruina.

Esta forma de mover el dinero e invertir tiene multitud de defensores y otro tanto de detractores, no tienen una regulación clara, la banca tradicional les ha dado, como no podía ser de otra manera, la espalda, pero los grandes capitales y los fondos de inversión han comenzado a operar en este mercado, un auténtico espaldarazo.,

Pero realmente, ¿Qué son las Criptomonedas?

Es una moneda virtual basada en la tecnología blockchain, que actúa como un libro de contabilidad en el que se registran las operaciones y que cuenta con programadores independientes como verificadores. De esta forma, las transacciones no pasan por un único lugar central, sino que se aprueban desde diferentes sitios. La criptomoneda se compone de un archivo digital con un código único que se lee a través de diferentes programas que sirven para visualizarlo, conservarlo y realizar transacciones.

El bitcoin fue una de las primeras criptomonedas en aparecer en el mercado. Lo hizo de la mano del japonés Satoshi Nakamoto tras la crisis financiera de 2008. Un misterioso personaje del que no se conoce su identidad, incluso se sospecha que pudiera ser el nombre de un colectivo.

Se trataba de la creación de una moneda digital descentralizada, es decir, sin un banco central que la controlara, sin comisiones en sus transacciones y sin ningún grupo de élite que tomara decisiones sobre su uso o valor.

Más de 7.000 criptomonedas en el mercado

Se cuentan más de 7.000 tipos de criptomonedas y cinco son las más extendidas: bitcoin, ethereum, litecoin, dash y ripple. El bitcoin acapara el mercado de las criptomonedas, seguido del ethereum..

Sitios para comprarlas

Para acceder a ellas las opciones son comprarlas, aceptarlas como pago o crearlas. El sistema está diseñado para que los llamados mineros resuelvan problemas matemáticos con los que se generan más criptomonedas. Su trabajo es remunerado con esta misma divisa.

Grandes equipos informáticos controlados por potentes grupos económicos, a los que se conoce como ballenas, son los principales productores.

Otra forma más segura y fácil es hacerlo a través de una plataforma de compra o un intermediario financiero. Se pueden adquirir también en cajeros creados exclusivamente para ello.

El bitcoin, la más famosa

No tiene un valor único ni estable, ya que este fluctúa según la oferta y la demanda. Por ejemplo, a principios de 2020, el bitcoin cotizaba a poco más de 7.000 dólares (5.760 euros) y al comienzo de 2021 marcó un récord histórico de 42.000 dólares (34.500 euros), mientras que, en la semana del 18 de enero, el bitcoin había perdido hasta un 30% de su valor llegando a cotizar en algo menos de 29.000 dólares (24.000 euros).

Los Monederos

Se almacenan en los llamados monederos (wallet en inglés). Se trata de un software que se puede almacenar en un ordenador, en un móvil o en cualquier otro dispositivo digital, pero la forma más cómoda es dejarlos en custodia en un banco de criptomonedas.

¿Existe una regulación para las criptomonedas?

No, pero desde 2015 la Unión Europea (UE) considera el bitcoin y otras criptomonedas como forma de pago, con la misma validez que el euro.

En España, cualquier gasto o ingreso derivado de operaciones de compraventa con criptomonedas debe incluirse en la declaración de la Renta.

Fuera de la UE, a medida que se extiende su uso se regula. El cantón de Zug, en Suiza, aceptará desde febrero el pago de impuestos con bitcoins. Japón también ha reconocido esta moneda como medio de pago, Estados Unidos (EEUU) ha abierto un mercado de futuros (donde se especula con materias primas, monedas…) para bitcoins y en China apuestan más por el yuan digital que por las criptomonedas, salvo en Hong Kong donde el uso de bitcoins es habitual.

La Volatilidad, su principal riesgo

El principal riesgo es la volatilidad (fuertes subidas y bajadas de valor) que puede provocar grandes pérdidas en horas. Otro nada desdeñable es la pérdida de la clave del monedero. Es irrecuperable y según los expertos entre un 17% y un 23% de los bitcoins están perdidos.