Facebook ficha a Baker McKenzie para ejecutar un ERE con decenas de salidas

Compartir
Facebook da los primeros pasos para ejecutar los importantes ajustes de plantilla en el mercado español. La compañía ha contratado al bufete de abogados internacional Baker Mckenzie para llevar a cabo todo el proceso del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que implicará la salida de decenas de empleados en España, tanto de la división principal como en el resto.
LMN

Este recorte se produce entre dudas sobre la afección a los proyectos vinculados al metaverso que se iban a ubicar en el país y que fueron anunciados por la multinacional a principios de este año.

El holding de Facebook, Meta, anunció hace un mes y medio un despido masivo en todo el mundo que iba a afectar hasta 11.000 empleados en todo el mundo, el 13% de su plantilla global. La cifra superaba las previsiones que se habían manejado inicialmente. En aquel momento se confirmó que afectaría a todos los mercados, pero no se precisó. Ahora, según confirman a La Información fuentes conocedoras, se han iniciado los trámites con Baker, que será el encargado de llevar a cabo todos los trabajos previos del ERE y la negociación de las condiciones de salida. Fuentes oficiales del bufete declinan hacer comentarios.

Se inicia ahora la negociación formal del despido colectivo. Aún no está cerrada la afección total. Fuentes del sector hablan de hasta un tercio de la plantilla total en España, que afectaría a los equipos de desarrollo de negocio como a Reality Labs, los empleados destinados a realidad virtual y aumentada.

Desde la compañía, una portavoz oficial se limita a reiterar lo que explicó el consejero delegado y fundador del grupo, Mark Zuckerberg, en la publicación oficial de noviembre“El proceso fuera de EEUU difiere por países y estamos trabajando para cumplir con la legislación y las regulaciones locales”.

Como sucede con otras compañías tecnológicas multinacionales y startups de renombre, los procedimientos deberían culminar durante el primer trimestre del añoEn Estados Unidos, como advirtió el propio Zuckerberg, se abonaron 16 semanas de indemnización base además de dos semanas adicionales por cada año de servicio sin límites. A esto sumaban todas las vacaciones no disfrutadas y la recompra de todas las ‘stock options’ acumuladas hasta mediados de noviembre, junto con la cobertura médica durante seis meses.

La filial principal con la que Meta opera en España es Facebook Spain SL, que fue creada en el año 2009. Desde hace varios años, esta compañía cumple una doble función: su tarea como ‘refacturador’ de tareas de publicidad y marketing de los servicios en España y, más recientemente, la reventa de servicios de publicidad para clientes españoles (el resto se facturan desde Irlanda).

La plantilla vinculada directamente a esta sociedad era a comienzos de 2021 de 90, según los datos reflejados en las cuentas del año 2020, recientemente presentados en el Registro Mercantil. A estos habría que sumar otros ‘atados’ a otros equipos, pero establecidos en este país.

El crecimiento de Meta ha sido exponencial en los últimos años. También el de los gastos y el de las plantillas. A 30 de septiembre pasado, su equipo en todo el mundo era de algo más de 87.000 empleados. En el trimestre anterior del estallido de la pandemia del coronavirus, en marzo de 2020, esa cifra era de algo más de 44.000. Es decir, en dos años y medio han duplicado los puestos con una fuerte apuesta por el metaverso como la nueva gran plataforma que explotar comercialmente. 

Los proyectos en España

Al margen de las condiciones concretas, hay aún incertidumbre sobre cómo afectarán estos recortes a los planes que la compañía dueña de la red social Facebook y las aplicaciones Whatsapp o Instagram en España. 

El propio ‘número 2’ de la empresa, el español Javier Oliván, anunciaba en marzo, tras una reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que se iban a abordar una serie de inversiones relevantes que colocaban a España como un centro relevante para el grupo. Se iba a construir el primer centro de datos en Talavera de la Reina (Toledo), con una inversión de unos 1.000 millones de euros, y se preveía la creación de un ‘hub’ con 2.000 empleados para desarrollar el ecosistema del metaverso en el primer Meta Lab del mundo.

En un primer momento tras el anuncio de los despidos a nivel global en noviembre, desde el Gobierno se mostraron confiados en que las inversiones se mantendrían. La secretaria de Estado de Digitalización, Carme Artigas, insistía: “Esos planes de inversión por supuesto siguen adelante y justamente esta reestructuración en las áreas que van a dejar de hacer, no en las que están haciendo nuevas; cuando una empresa se compromete, no tenemos que dudar de este compromiso”.

Meta no es el único gigante tecnológico que está afrontando reestructuraciones relevantes de sus equipos después de años de fortísimo crecimiento, especialmente después de la pandemia global del coronavirus. 

Twitter despidió, tras la irrupción de Elon Musk como principal accionista, a algo más de la mitad de la plantilla, con el potencial cierre de la oficina española en el horizonte. Alphabet, matriz de Google, también estudia hasta 10.000 salidas, tal y como publicó recientemente The Wall Street Journal.

Por su parte, Amazon no sólo ha congelado las contrataciones en áreas como la logística, sino que planea también los despidos de una cifra similar a nivel global, como desveló The New York Times. En España, la firma fundada por Jeff Bezos ha paralizado una serie de proyectos de almacenes y ha ralentizado la contratación de personal para los envíos.