Cultura y entretenimiento

‘El hombre y la Tierra’ cumple 50 años: la serie del inolvidable Félix Rodríguez de la Fuente

Compartir
Comenzó a emitirse el 4 de marzo de 1974 y tuvo 124 episodios y mostraba escenas de naturaleza salvaje con las que removió la conciencia ambiental de la sociedad del momento y fue considerada en 2000 como la mejor producción de la historia de TVE.

Un programa sin precedentes y con un claro enfoque ecologista que llegó a millones de personas y, para muchas de ellas, era el primer programa de animales que veían en televisión.

«Estamos haciendo algo verdaderamente útil para la sociedad», decía entonces Félix Rodríguez de la Fuente, algo que comparten hoy en día muchos expertos, que consideran que sacudió conciencias, creó vocaciones y promovió cambios.

«Cuando se emite la serie, la mayoría de animales que veíamos, como las águilas, los lobos y los linces, eran considerados alimañas y se pagaba por matarlas», indica Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF España. Señala, además, que Félix Rodríguez de la Fuente fue capaz no solo de concienciar, sino de cambiar las leyes de la época. «Todos los ciudadanos tienen derecho a ver sus animales«, remarcada el presentador hace décadas.

La serie fue elegida por la Academia de las Artes y las Ciencias en el año 2000 como la mejor producción de la historia de RTVE y muchos la recordarán por su impactante forma de contar y enseñar las cosas.

Y, aunque hayan pasado décadas desde su grabación, actualmente puede verse  RTVE Play.

Su hija Odile comenta el aniversario

En su opinión, muchos de los actuales problemas medioambientales no habrían llegado tan lejos si su padre siguiera vivo, ya que «él tenía una manera única de seducir sobre el cuidado de la naturaleza, alejada del sentimiento de culpabilidad que muchas veces se promueve actualmente desde el ecologismo».

Félix Rodríguez de la Fuente falleció en un accidente de aviación durante el rodaje del programa en 1980 en Alaska. «Murió muy joven, todavía tenía mucha carrera por delante, aunque dejó una huella impresionante a sus 52 años», recalca Odile.

En «El hombre y la Tierra», programa grabado a todo color en 35 milímetros, se grabaron escenas jamás vistas antes en televisión, como el caso del «desmán en el Pirineo», o imágenes a las que los telespectadores nunca habían accedido, como los abejarucos y los pollos dentro de sus nidos.

Desde 1974 hasta 1981 Televisión Española emitió este «programa totalmente disruptivo, no solo en España, sino en el mundo». Además en los años setenta la BBC era la única gran productora de documentales de naturaleza, ya que aún National Geographic Televisión no existía,  por lo que el Reino Unido «miraba con lupa lo que hacían en Televisión Española», destaca Odile Rodríguez de la Fuente.

Tras narrar otros programas europeos en la televisión nacional, Rodríguez de la Fuente quería hacer documentales en España que «además era la joya de la corona en biodiversidad».

Odile también destaca de su padre «la visión humanista» que tenía y cómo consideraba la relación del hombre con la naturaleza «como la de un feto cuando todavía está en el útero de su madre. Si el cordón umbilical se rompe, se pone en peligro la vida tanto de uno como de otro».

También hace hincapié en las tres temporadas de «El hombre y la Tierra» centradas en la imitación del medio natural «lo que se conoce ahora como biomímesis, o incluso la apuesta sobre el reciclaje», algo innovador para la década de los 70.

Odile heredó de su padre la pasión por el medio natural y rural y, aunque no piensa hacer documentales de naturaleza, sí hace divulgación científica medioambiental mediante «conferencias, libros y a través de colaboraciones en radio».