El Gobierno de Alcobendas deja al ex vicealcalde Miguel Ángel Arranz sin competencias y solo con las dietas por ir a los plenos

Compartir
Mediante un decreto firmado por el alcalde de Alcobendas, Rafael Sánchez Acera (PSOE), el Gobierno del municipio ha cesado al ex vicealcalde y portavoz, Miguel Ángel Arranz de sus competencias y a partir de ahora solo será retribuido con las dietas correspondientes a su asistencia a los plenos municipales.

Los asuntos políticos de Alcobendas vuelven a estar en el candelero y lo cierto es que han regresado con fuerza. Y lo decimos porque esta mañana el alcalde del municipio, Rafael Sánchez Acera ha firmado un decreto en el que revoca las competencias que tenía el ex vicealcalde y ex portavoz de Ciudadanos, Miguel Ángel Arranz. En virtud de este decreto, Arranz pasa ahora a ser un simple concejal raso que solo cobrará su dieta por su asistencia a los plenos.

En concreto, el alcalde de Alcobendas le ha quitado las carteras de Regeneración Democrática y Relaciones con San Sebastián de los Reyes, que ahora pasa a ostentar el mismo regidor, Rafael Sánchez Acera.

Se aleja la posible alcaldía de Ciudadanos

LLama la atención que esta medida firmada por el alcalde del PSOE, pero refrendada por Ciudadanos Madrid y por los cuatro ediles de la formación naranja en la localidad que están en el gobierno, no haya venido acompañada de un cese de Arranz como miembro del partido político. Mientras esto no suceda, el ex vicealcalde de la ciudad sigue siendo el candidato oficial del partido de cara a un supuesto, cada vez más lejano, pleno extraordinario para rotar la alcaldía, como habían acordado, ya que Arranz fue el cabeza de lista de Cs en 2019 y debe renunciar para que se pueda presentar el siguiente de la lista.

Pero la consecución de este pleno extraordinario pierde fuerza y se ve difícil en un futuro próximo al perder el PSOE y Ciudadanos la mayoría de apoyos en la corporación. El actual Gobierno se compone de nueve concejales socialistas y cinco de Cs. La mayoría suficiente es de 14 ediles y sí Arranz acaba saliendo de Ciudadanos durante los próximos, cosa que no sería extraña, pasaría al Grupo de No Adscritos, y el Gobierno tendría que ejercer en minoría y por supuesto, tampoco tendría los votos para convocar una sesión que le permita alcanzar a Ciudadanos la alcaldía.

Secreto a voces y mala relación

Como hemos comentado varias veces en La Mirada, la mala relación de los concejales de Ciudadanos en Alcobendas con su ex líder, Miguel Ángel Arranz era un secreto a voces que sabía todo aquel que tuviera cualquier tipo de relación con los quehaceres del Ayuntamiento. De hecho, la revocación de sus carteras, es decir, del dinero que cobra en el consistorio, se llevaba diciendo que se iba a hacer por parte de Ciudadanos desde hace meses.

Además, y sin lugar a dudas, en la decisión también han influido las declaraciones que Miguel Ángel Arranz ha realizado en los últimos días en diversos medios de comunicación, donde ha criticado al alcalde, el socialista Rafael Sánchez Acera, por no haber dimitido ya y no haber convocado un pleno para que un concejal Ciudadanos pasará a ostentar el bastón de alcalde.

El problema ahora es ver cuales serán los siguientes movimientos. Es evidente que con este decreto, Ciudadanos le echa un pulso a su ex líder y portavoz, pero a la vez se queda en minoría en el Gobierno y pasaría, en este caso, a depender del voto de Eduardo Andradas, concejal de Podemos en Alcobendas. De ser así, además, lo que si perdería es la opción de llegar a la alcaldía, pues es muy dificil, aunque no imposible, que el edil de Podemos acabe votando a un posible alcalde de Ciudadanos. Y más, teniendo en cuenta que Begoña Villacis, líder de Cs en Madrid no ve con buenos ojos que pase esto.

La única formula de desbloqueo para esta situación es que Miguel Ángel Arranz salga del Ayuntamiento de Alcobendas, cosa que se vislumbra muy complicada y está por ver. Lo que queda claro es que ahora si, las cartas de cada uno están echadas en el tapete. Comienza la partida.