El Ayuntamiento de Alcobendas nombra a la Virgen de la Paz alcaldesa perpetua de la ciudad

Compartir
El Ayuntamiento de Alcobendas nombró ayer jueves, 19 de enero, a Nuestra Señora de la Paz, patrona de la ciudad, alcaldesa perpetua de la localidad.

En sesión de pleno extraordinario y ha propuesta del alcalde, Aitor Retolaza, salió adelante este nombramiento, que supone un reconocimiento a la Virgen de la Paz, tan venerada por los vecinos de Alcobendas.

Desde la Hermandad agradecen profundamente este reconocimiento, “que supone un reconocimiento a la Fe que tienen los vecinos en nuestra Patrona, que se pone de manifiesto cada año durante sus fiestas, especialmente, durante la procesión, en la que se dan cita alrededor de 40.000 personas cada año, según los datos de la Policía Local de Alcobendas”.

Nombramiento el día 24 de enero

Asimismo, la Hermandad invita a todos los priostes y vecinos a asistir al acto de nombramiento por parte del alcalde, Aitor Retolaza, que tendrá lugar el martes 24 de enero antes de comenzar la procesión a las puertas de la Parroquia De San Pedro Apóstol.

Hay que recordar que el día 2 de Febrero de 1644 el concejo de Alcobendas y el clero de su parroquia votaron por patrona de la villa a la Virgen de la Paz publicándolo en la iglesia parroquial y por las calles.

​La festividad de la Paz de algún modo era guardada en Alcobendas desde hacía bastante tiempo como fiel reflejo de una devoción (desde el siglo XII) que se perdía en el tiempo a la “imagen antiquísima de muchos milagros”, por lo que el acto formal de la concesión del título de Patrona no venía a instaurar la devoción alcobendana a la Virgen de la Paz, sino a confirmar lo que de hecho venía siéndolo para los alcobendenses.

“Los 379 años transcurridos desde entonces no han borrado ni ensombrecido la devoción a Nuestra Patrona, sino que, por el contrario, ésta ha permanecido y se ha fortalecido por encima de los avatares de nuestra Historia y del drástico cambio social y demográfico experimentado por Alcobendas desde la segunda mitad del siglo XX, lo que supone un honor y una alegría”, ha manifestado Julian Caballero, historiador y prioste de la Virgen de la Paz.