¿Cuál es la mejor música para estudiar?

Compartir
Un estudio revela las mejores melodías que debes escuchar para concentrarte y estudiar

La música nos acompaña, en nuestro día a día, casi en cualquier situación. La escuchamos para bailar, para relajarnos, cuándo estamos contentos o cuando necesitamos llorar porque estamos tristes. Pero, también, hay personas que la utilizan para estudiar. Sin embargo, no siempre elegimos la melodía apropiada para memorizar lo que estudiamos.

Por ello, en este artículo destacamos algunos trucos para elegir la música correcta y, de esta manera, acelerar el estudio y facilitar la memorización de los conceptos. En Spotify y en Youtube, hay multitud de canciones dedicadas a estudiar englobadas en un estilo llamado música relajante.

Un estudio realizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford descubrió que la música barroca era ideal para estudiar. Las sinfonías cortas creadas en el siglo XVIII eran ideales para entrar en un ambiente de concentración máximo y motivarse para empezar a estudiar y a memorizar.

La música barroca

Los encargados de realizar el estudio dedujeron que las técnicas musicales utilizadas por los compositores de hace 200 años ayudan al cerebro a organizar la información entrante. Esta teoría concuerda con el informe elaborado por la Fundación Universia. Este organismo coincide en que la música barroca es la mejor para estudiar.

Eso sí, también existen otros estilos musicales muy válidos para memorizar más rápidamente. Así, estos investigadores recomiendan también la música ‘new age’ y el ‘chill out’ por ser dos estilos uniformes, tranquilos y que te ayudan a concentrarte en la actividad que estás realizando. Escuchar música en la radio no está recomendada para memorizar conceptos.

En este informe, se asegura que la música relajante es la mejor para estudiar y, en especial, indican que las melodías de Mozart son las más efectivas para el estudio. Al margen de la música, los sonidos de la naturaleza y el silencio, si estás en un lugar aislado del mundanal ruido, también son entornos ideales para el aprendizaje.