Clark Gable: una sexualidad discutida 60 años después de su muerte

Compartir
El 16 de noviembre de 1960 moría en los Ángeles el actor que hizo de su fama de galán su mayor arma. Amó a decenas de mujeres y una biografía asegura que también a algunos hombres.

Conocido como el Rey de Hollywood, Clark Gable murió hoy hace 60 años a la edad de 59 años. Un ataque al corazón acabó con su vida en Los Ángeles, dos meses y medio antes del estreno de Vidas rebeldes. “El rey ha muerto” proclamó el New York Times en un obituario dedicado a un genio del celuloide que ganó un Oscar por el filme Sucedió una noche (1934) y participó en más de 70 películas. Se casó cinco veces y conquistó a decenas de mujeres, aunque su fama de galán quedó en entredicho por una polémica biografía que aseguró que tuvo relaciones homosexuales.

Con su bigote finamente recortado, su pelo delicadamente empastado de gomina, su estatura imponente -medía más de metro ochenta- y su sonrisa sardónica, Gable ha sido uno de los modelos más perfectos del atractivo de la masculinidad victoriosa, una condición que pocos otros actores le han disputado, y que quizá sólo pudiera arrebatarle Cary Grant. Es decir, fue y sigue siendo un icono.

Habiendo fallecido sin entrar en la edad anciana, el último recuerdo que nos queda de Clark Gable es el de su interpretación en Vidas rebeldes (The misfits, dirigida por John Huston y estrenada póstumamente en 1961), donde actuó con Marilyn Monroe y Montgomery Clift. 

Monroe llegó a explicar que poder trabajar con él fue como un sueño cumplido, pues de pequeña estaba enamorada -como tantos otros millones de mujeres en todo el mundo- de Gable, y que casi sintió consumados sus deseos eróticos en un momento en el que, accidentalmente, él rozó su pecho con la mano.

En la obra Clark Gable: tormented star (Clark Gable: estrella atormentada), del escritor David Bret se califica a la estrella de “bisexual reprimido”. Según el autor autor especializado en elaborar biografías de celebridades, Gable mantuvo relaciones sexuales con hombres para ascender en Hollywood. “Era parte de la rutina para darse a conocer en Hollywood. Eso sucede hoy en día”.

Según comentó Bret, Gable se dejó seducir por actores homosexuales —conducta inaceptable entonces— como Earle Larimore, Rod La Rocque y William Haines, que “fueron grandes estrellas del cine mudo y en aquella época eran muy influyentes en los estudios”. Carole Lombard fue el gran amor de su vida pero también fueron famosos sus romances con Grace Kelly y Joan Crawford.

Nació en Cadiz (no lleva acento en la a), Ohio, en 1901. Su madre murió cuando él tenía solo siete meses de edad. A los 16 años dejó el colegio y se fue a trabajar a una fábrica. Después de asistir a una función teatral en la que vio una obra que lo impresionó, Gable decidió convertirse en actor. 

En 1924 fue a Hollywood con la ayuda financiera de una agente de teatro, Josephine Dillon, que se convirtió en su mánager. Gable pasó varios años actuando en pequeños papeles de películas y apareciendo también de nuevo en obras teatrales. En 1930 pudo firmar finalmente un contrato con la Metro-Goldwyn-Mayer. A partir de entonces intervino en varias películas.

Gable ganó un Óscar al mejor actor principal por Sucedió una noche, película de 1934. A pesar de ello se lo conoce más por su papel de Rhett Butler en el clásico del cine Lo que el viento se llevó, film estrenado en 1939. En 1935 también había sido nominado al Óscar por su intervención en Rebelión a bordo.

El matrimonio de Gable con su tercera esposa, la actriz Carole Lombard, fue la época más feliz de su vida, según numerosas fuentes. La pareja se casó en 1939, pero la unión terminó de forma trágica, cuando Carole Lombard murió en un accidente de aviación en 1942. Gable quedó profundamente afectado por la pérdida de su gran amor y decidió ingresar en las fuerzas aéreas.

Cuando regresó del servicio en la Segunda Guerra Mundial volvió al cine con una película, Adventure, que no tuvo éxito. La Metro no le renovó el contrato considerando su elevado sueldo. En los siguientes diez años Gable intervino en películas que en su mayoría fueron mediocres.

Gable se casó dos veces más: primero con Sylvia Ashley, modelo y actriz inglesa viuda del actor Douglas Fairbanks Sr., y después con Kay Williams, una exmodelo y actriz de reparto, divorciada y con dos hijos que fue la madre de su único hijo legítimo, nacido unos meses después de su muerte (tenía una hija mayor, Judy Lewis, nacida de su relación adúltera con Loretta Young).

Desde sus primeros papeles, demostró tener un «gancho» poco común en la pantalla, que más tarde se convertiría en su reconocido carisma para la interpretación de personajes tipo galán, con un lado oscuro que albergaba cierto cinismo.

Trabajó con algunos de los mejores directores de la época dorada de Hollywood: Ernst LubitschFrank LloydClarence BrownRobert Z. LeonardSam WoodGeorge CukorKing VidorJohn FordRaoul WalshW. S. Van Dyke, entre otros, y llegó a compartir pantalla con actrices de la talla de Joan CrawfordGreta GarboClaudette ColbertHedy LamarrVivien LeighConstance BennettJean HarlowRosalind RussellBarbara StanwyckClara BowLillian GishDoris DayMyrna LoyLoretta Young (con la que tuvo una hija ilegítima, Judy Lewis), Jeannette MacDonaldLana TurnerGreer GarsonAva GardnerMarilyn Monroe y Gene Tierney.

Su momento de esplendor fueron los años 30, desde los taquillazos de Los seis misteriosos (George Hill) o Un alma libre, en 1931, hasta su consagración definitiva como gran estrella en 1939 con Lo que el viento se llevó, y a principios de los 40, hasta su participación en la Segunda Guerra Mundial.

En los 50, su estrella se mantuvo gracias a algunos éxitos, especialmente en el western o la comedia, entre los que se destaca Mogambo, y el propio actor declaraba que esperaba la oportunidad de poder cerrar su carrera con una gran película. No la encontró hasta que en 1960 protagonizó su último papel en una película mítica, como hemos dicho, por muchas razones: Vidas rebeldes, junto a Marilyn Monroe y Montgomery Clift. Su rodaje concluyó el 4 de noviembre de 1960, doce días antes de la muerte de Gable. La película se estrenó el 1 de febrero de 1961.

Todos sus biógrafos coinciden en un aspecto de su vida: fue un hombre feliz en general, y esa bonhomía y sorna que se trasluce de su imagen se correspondía en gran medida con el Clark Gable real, un hombre que disfrutó de su éxito habiendo cumplido los 30 años, y que lo amortizó de una manera hedonista y sin recato: participó enfiestas, tuvo romances, amantes, se dedicó a su trabajo con empeño y buenas dotes interpretativas, y finalmente se coronó como el rey de Hollywood.