Bolsa: Redes Sociales, Gestión del riesgo y Diversificación

Compartir
A priori parece sencillo invertir en Bolsa. Compras una acción y te sientas en ella porque la Bolsa a largo plazo siempre sube. Esta afirmación es cierta a medias. Quien haya comprado en los últimos años acciones del sector financiero sin un buen asesoramiento sabe de lo que hablo.

Algunas acciones acumulan una caída del 90%. Quien tenía 10.000 euros invertidos ahora tiene 1.000 euros. Una regla muy importante a la hora de invertir en Bolsa es saber reconocer los errores. Saber invertir es BOLSA es saber perder, más que saber ganar.

Es por ello que es vital tener un buen asesor que haga de risk manager e intente ser cauto en momentos de euforia y ser agresivo en momentos de pánico. La psicología a la hora de invertir en los mercados influye más de lo que pensamos.

Sin ninguna duda, todo ello tiene que venir acompañado de una correcta diversificación por activos y sectores. Poner todos los huevos en la misma cesta puede salirte bien varias veces, pero en el largo plazo es “pan para hoy y hambre para mañana”.

Actualmente, los mercados se están moviendo a golpe de Redes Sociales. Vivimos en un mundo muy globalizado e interconectado. Donde un chat en un foro puede ser visto por 50 millones de personas y provocar, gracias al apalancamiento, la subida en espiral de cualquier activo. Hasta ahora solo hemos conocido el lado amable de esta arma de doble filo. ¿Qué pasaría si en un futuro cercano, el descontento de estos foreros con Wall Street, invierten con apalancamiento de forma bajista en vez de alcista?

Qué es el APALANCAMIENTO: un inversor mayor de 18 años puede conseguir que su inversión valga 100 veces más a través de compra de opciones (CALL o PUT) sobre acciones en muchos brokers online. A través de este tipo de activo consiguen rentabilidades 100 veces superior si la inversión sale bien. Y como es evidente, la probabilidad de perder toda la inversión también es 100 veces superior. Si millones de personas en el mundo hacen esto, podemos llegar a imaginar entonces la dimensión del PROBLEMA.

Los mercados actuales tienen una tremenda dependencia en la gestión pasiva y el trading algorítmico. La velocidad de los movimientos se ha acentuado, por lo que la pericia de un asesor dinámico y preparado para tomar decisiones rápidas ha adquirido especial relevancia.

No cabe duda que los fundamentales de una compañía son el punto más fuerte para invertir en una acción, pero en el mercado actual (donde los robots están copando el mercado), tiene que venir acompañado de un buen análisis técnico y una gestión muy dinámica del riesgo.

Recuerden: DIVERSIFICACIÓN Y GESTIÓN ADECUADA DEL RIESGO

Alberto López Macia

Analista bursátil