Moda y Tendencias

Atlantic City, un paraíso de la diversión en la Costa Este americana

Compartir
Además de casinos, centros comerciales, una noria panorámica y el primer paseo marítimo de América, esta joya costera a solo dos horas de Nueva York sorprende también con playas kilométricas, una variada gastronomía y los casi setenta murales que adornan sus calles.

La Costa Este de Estados Unidos ofrece tantos atractivos que puede ser muy difícil decidirse por uno de ellos. Pero hay un lugar en Nueva Jersey en el que quizás nunca hayas reparado y que, desde hace tiempo, es uno de los preferidos de la zona entre los americanos: Atlantic City. Una joya costera en la que encontrarás kilómetros de playas de arena blanca y decenas de casinos y lugares de entretenimiento. Además, al ser una ciudad libre de impuestos sobre ropa y calzado, es un paraíso para los amantes del shopping.

Atlantic City es una meta ideal en cualquier época del año. En verano, puedes tomar el sol, pasear por el primer paseo marítimo de toda América o asistir a eventos al aire libre. ​El paseo marítimo de Atlantic City se inauguró el 26 de junio de 1870, convirtiéndose en el primero de su tipo en América. Originalmente, fue diseñado para proteger a los hoteles de las olas del océano, pero posteriormente siguió ampliándose hasta alcanzar los actuales 8,9 kilómetros, atrayendo así a visitantes de todo el mundo gracias a sus vistas al océano, múltiples atracciones y playas de arena. 

De junio a septiembre, se organizan conciertos, desfiles y festivales a lo largo del paseo marítimo. Pero la diversión no termina cuando las temperaturas descienden. De hecho, el paseo está abierto todo el año. Así como sus restaurantes, casinos y tiendas de dulces y souvenirs.  

Cuando estás literalmente «al otro lado del charco», es difícil no lanzarse al agua. Además de los deportes acuáticos que se pueden practicar en Atlantic City -como parapente, surf, kayak y paddleboard-, también puedes relajarte en una excursión en barco. Elige entre un tour al atardecer o bien durante el día, cuando es probable avistar simpáticos delfines. En otoño, también es posible observar las ballenas que, desde Canadá, viajan hasta las aguas más cálidas de Florida y el Caribe o, en primavera, cuando regresan.

​Las salidas de los barcos se realizan desde el distrito histórico de Gardner’s Basin cada día entre mayo y octubre. Además de los tours turísticos, hay embarcaciones para excursiones de pesca.

​Si prefieres cambiar un día de playa por una jornada de golf, pon a prueba tu swing en uno de los 20 campos de golf a menos de media hora en coche de Nueva Jersey. ​

Atlantic City se encuentra, además, cerca de varios parques estatales y bosques nacionales, ideales para practicar senderismo, pescar, ir en bicicleta o pasar un día de acampada.

​Es siempre buena idea llevar una maleta vacía cuando viajas a Atlantic City, uno de esos destinos donde puedes «comprar sin límites», ya que en Nueva Jersey no se aplican impuestos sobre la compra de ropa ni calzado, por lo que se pueden encontrar grandes oportunidades. Por ejemplo, el Tanger Outlets cuenta con más de 109 tiendas al aire libre que albergan marcas como Adidas, Coach, J. Crew, Nike, Abercrombie & Fitch y Calvin Klein.    

​En el paseo marítimo, también encontrarás The Quarter at Tropicana, un centro comercial ambientado en la Vieja Habana con más de 40 tiendas ubicadas en el Tropicana Casino & Resort Atlantic City. 

​Si los nombres de las calles te hacen pensar que estás en un gigante juego de Monopoly, no te preocupes, se trata del conocido Orange Loop. Aquí encontrarás tres manzanas (New York Avenue, St. James Place y Tennessee Avenue) repletas de diferentes restaurantes, bares, locales de música en directo y cafeterías. Haz una parada en Tennessee Avenue Beer Hall para probar más de 40 cervezas artesanales de barril o dirígete a Chucktown BBQ para deleitarte con la cocina inspirada en Carolina.  

Atlantic City alberga también cuatro de los mejores restaurantes del estado, según el legendario chef de Nueva Jersey, Anthony Bourdain. Prueba el cangrejo relleno de langosta en Dock’s Oyster House o maravíllate con la carta de vinos en Knife & Fork Inn. Para cenar, nada mejor que la pizza de Tony’s Baltimore Grill. Y para los más golosos, el turrón de James Original Salt Water Taffy.

​Nueva Jersey acoge más de 50 bodegas y viñedos, algunos de los cuales se pueden visitar desde Atlantic City. Reserva con antelación si quieres probar ocho de los famosos 25 vinos de la bodega Bellview Winery. Otra opción es White Horse Winery, la cual celebra su 10º aniversario este 2024 y donde encontrarás música en directo todo el año y un food truck con excelente comida durante los fines de semana de verano. ​

Y para los amantes de la cerveza artesanal, no hay un lugar mejor que The Seed: A Living Beer Project, una amplia y creativa selección de cervezas de barril, incluida la «Edge of Night,» una cerveza stout elaborada con coco y café. Si el clima lo permite, también puedes disfrutar de una buena cerveza bajo el sol en el Biergarten del paseo marítimo. ¿Quieres algo más fuerte? Pásate por Little Water Distillery, la primera destilería de Atlantic Cityo Nauti Spirits, que ofrece licores elaborados con ingredientes de cultivo propio. 

​Si preguntas a cualquier americano qué sabe sobre Atlantic City, lo más probable es que su respuesta sea: «tiene casinos». Una reputación bastante impresionante, teniendo en cuenta que solo hay 9 casinos en toda la ciudad. Y no tendrás que romper tu hucha para jugar en el casino, ya que hay máquinas tragamonedas que permiten jugar por un centavo (literalmente, solo un centavo). Si te va la acción, también hay juegos de póker con apuestas más elevadas.  

​El parque temático de Atlantic City, Steel Pier, fue inaugurado en 1898. Aquí encontrarás atracciones como coches de choque, montañas rusas, vuelos en helicóptero y una noria panorámica de más de 277 metros de altura desde donde podrás observar el paseo marítimo y la costa de Nueva Jersey. Los amantes de la historia no pueden perderse la visita al Faro Absecon, el más alto del estado y el edificio más antiguo de la ciudad con 167 años a sus espaldas, y la Casa del Guardián del Faro, que alberga exhibiciones sobre la historia del faro y su restauración.
 
Otro lugar destacado es el Jim Whelan Boardwañlk Hall. Construido en 1929 como centro de convenciones,ha albergado grandes eventos como el certamen de Miss América. Tras varias renovaciones, el Hall se convirtió en un gran escenario junto al mar con capacidad para casi 15.000 personas.