Actualidad

Aemet avisa de una semana «con muchos contrastes», incluso con llegada de lluvias

Compartir
España se parte en dos esta semana, con una mitad en descenso térmico y otra que aún conservará el calor.

Aemet ha avisado de que la semana del 8 al 14 de julio será «más fresca de lo normal» en la mitad oeste del país y el centro peninsular. 

Si bien el alivio se dejará sentir en esas zonas durante la semana, Aemet explica que este lunes sí se producirá «un aumento notable de las temperaturas en áreas del centro norte peninsular». 

En la otra mitad de la Península, el este y el sur, los valores térmicos se mantendrán constantes, es decir, persistirán las altas temperaturas de la semana pasada, aunque «no será un calor generalizado ni duradero», según el organismo público. «Además, el paso de frentes dejará lluvias en el noroeste», agregan.

Según ha explicado la Aemet, «la convergencia entre los vientos atlánticos y los mediterráneos favorece la convección y posibles situaciones de tormentas en la mitad oriental de la península. Esta situación previene momentáneamente la entrada de aire africano y mantiene las temperaturas normales para la época del año, es decir frescas en el norte y cálidas en el resto».

Para este lunes se espera la aproximación de un frente frío al litoral gallego que traerá precipitaciones a partir de esta tarde y que serán más abundantes en el noroeste de esta comunidad. 

Asimismo, se desarrollará nubosidad de evolución en interiores del tercio oriental, comunidades de Aragón, Murcia, Cataluña y Valencia, con posibilidad de chubascos o tormentas dispersas u ocasionales. En el este de Aragón serán más probables y pueden tener cierta intensidad.

Desde Meteored también avisan de una «semana de contrastes» meteorológicos en España. «El calor se intensificará en el sur y en la mitad este, donde pasarán de los 40 ºC», mientras que «el ambiente fresco y las lluvias seguirán en el norte, con nuevas tormentas en zonas de montaña», han informado.

La Aemet prevé que las temperaturas máximas aumenten de forma generalizada, incluso notable en zonas del centro, norte y península peninsular, y que desciendan en Canarias y los litorales de la mitad sur del área mediterránea. Podrán superar los 34 grados en el Guadalquivir, Ebro y valles de la meseta sur. 

En cuanto a las mínimas, estas «descenderán en el tercio sureste y los archipiélagos, aumentando en la mitad norte peninsular y con pocos cambios en el resto«, ha continuado.