Frank Gehry cambió Bilbao hace 25 años con el Gughennheim

Compartir
Cuando en Bilbao apostaron por acometer esta gigantesca obra en la Ría no eran conscientes de lo que iba a significar para la ciudad pero sí lo soñaban. Hoy podemos, al cabo de 25 años de la obra del arquitecto canadiense, ser testigos del cambio, para bien, que ha tenido la ciudad vasca.
LMN

Casi 25 millones de visitantes -de ellos más de 15 extranjeros- y 18.000 obras han pasado por el Guggenheim Bilbao en sus 25 años de vida.

Durante este tiempo, la actividad del museo de titanio ha aportado al PIB 5.884 millones de euros, y ha contribuido a las arcas fiscales con el pago de 911 millones en impuestos. Además, el Guggenheim ha permitido consolidar más de 5.000 empleos.

Estas cifras muestran el éxito de un proyecto que despertó polémica en su día, ya que suponía una clara apuesta institucional por la cultura y el turismo como ejes del relanzamiento de la economía vizcaína, recién acabada la reconversión siderúrgica y naval.

Coincidiendo con el aniversario, estos días están en la capital vizcaína los patronos del museo, así como su creador, el arquitecto Frank Gehry, y los directores de los tres Guggenheim del mundo: Richard Armstrong, de Nueva York; Karole Vail, de Venecia; y Juan Ignacio Vidarte, de Bilbao.

Para celebrar la fecha, la pinacotea ha inaugurado la exposición Secciones/Intersecciones. 25 años de la Colección del Museo Guggenheim Bilbao, que exhibe una selección de las obras que ha ido adquiriendo en este tiempo. En la presentación, Richard Armstrong ha destacado que el Guggenheim Bilbao es «la demostración palpable» del poder que tiene la cultura para revitalizar una ciudad.

La exposición que se abrió este martes es, en la práctica, un guiño que muestra la evolución del museo en estos 25 años. En 1997 se inauguró con pocas obras propias y la mayoría de distintas colecciones del Guggenheim de Nueva York y de Venecia. No es una declaración de independencia, sino una manifestación de la personalidad y el carácter propio de Guggenheim Bilbao, ha aclarado su director.

Secciones/Intersecciones está concebida como un gran tríptico expositivo: La vida material exhibe en la primera planta elementos fundamentales de la naturaleza y observa sus tranformaciones. En la segunda, Desplegando narrativas reúne obras de una veintena de artistas con estilos agrupados por temas; y Marcando historia, en la tercera planta, muestra la arquitectura de Frank Gehry y varias piezas que singularizan momentos clave de la historia del arte en la segunda mitad del siglo XX.

Según los cálculos de sus responsables, su colección propia se ha revalorizado en sus 25 años en 800 millones de euros, según un estudio de la agencia de subastas Chrustue’s de 2019. La sociedad tenedora -formada por el Gobierno vasco y la Diputación de Bizkaia- ha invertido un total de 115 millones en la adquisición de las obras desde su la fundación del Guggenheim. En total, la pinacoteca dispone de 150 obras propias, que llegan a las 175 si se contabilizan los préstamos a largo plazo. De ellas, la muestra conmemorativa cuenta con 110 obras propias y 20 prestadas.