‘El otro lado’: Berto Romero juega con el misterio y la vida en la serie de Movistar+

Compartir
Romero repite con la plataforma con El otro lado, en la que se pasa al misterio y al terror sin desmarcarse de la comedia y del drama. (Ver Video)
BettyGS

Su serie, en la que está respaldado en lo creativo por los directores Javier Ruiz Caldera y Alberto de Toro y por los guionistas Rafael Barceló y Enric Pardo, se estrenó el 23 de noviembre. En esa fecha llegaron los dos primeros episodios. El jueves 30 entran en escena el capítulo 3 y el 4 y el 7 de diciembre finalizará con el quinto y el sexto. Al igual que con Mira lo que has hecho, Romero sigue la dinámica de las temporadas cortas, de seis episodios, estilo miniserie.

El otro lado’ entraña curiosidad por la elección de Berto Romero de adentrarse en el singular mundo del misterio, abordado desde la figura de Nacho Nieto, su personaje, un periodista e investigador de lo oculto inmerso en la decadencia profesional en notorio contraste con su etapa previa de éxito radiofónico.

A pesar del viraje temático, su nueva serie conecta con Mira lo que has hecho porque si su anterior propuesta versaba, dentro del cauce de la autoficción, sobre la vida aquí se refiere a la vida en horas bajas. Una coyuntura en la que Berto hace humor de lo triste, y en los dos primeros episodios lo lleva a cabo con tino conjugando la ironía que se da en los malos momentos (los problemas al grabar la entrevista a un afamado profesor que puede relanzar su video podcast) con el drama de la pesadumbre enquistada (las inclinaciones suicidas).

Sobre la base de esa tesitura emocional Romero y su equipo modulan la llamativa cuestión del misterio, cuyo tratamiento también denota inspiración. Así lo señalan la descripción del rostro conocido del ámbito caído en desgracia, su intento de resurgir por medio de un video podcast cutre (abundan los podcasts de misterio), el detalle físico de su barba a lo Santiago Vázquez y el malestar que le produce ver la enorme popularidad televisiva del examigo y excompañero imitando claramente el estilo Iker Jiménez aunque llevándolo al terreno cretino. El nombre del programa conducido por este secundario, Nueva era, tiene su guasa por los paralelismos con Cuarto Milenio.

Los guiños juguetones relativos al misterio se manifiestan asimismo en la circunstancia de que el deprimido Nacho Nieto se encuentra ante la oportunidad de salir del pozo al descubrir, gracias a su prima, un caso de infestación en una vivienda de barrio que por su virulencia y el repertorio de fenomenología extraña puede convertirse en su particular caso Vallecas.

El retrato concerniente al misterio se redondea con el factor del periodista del misterio que le debe mucho a su maestro y mentor, aquí el doctor Estrada, rol revestido de la ‘coña y del significado de que lo interpreta Andreu Buenafuente. 

Para subrayar la carga cómplice y el juego con el fantástico, Nacho Nieto está acompañado por el fantasma de su gran referente. Estrada, fallecido hace años, reaparece para guiarle y ayudarle en el caso en el que se sumerge. A su manera, ya que su perfil de hombre de la vieja guardia implica golpes de humor ‘incorrecto’. Nieto empieza a verle a raíz de casi cruzar el umbral tras una ingesta de pastillas.

Los dos prometedores primeros episodios de El otro lado exhiben una sencilla y convincente plasmación del terror en la casa en la que viven una madre viuda y su hijo. El cuidado se refleja por otro lado en detalles como la articulación formal y visual de los tramos del pasado, en concreto el documento televisivo en el que Estrada, en un reportaje de autor, experimenta los efectos de la ayahuasca y el pasaje noventero en el que Nieto, entonces un joven periodista, y Gorka, el compañero que después le traicionará, son testigos de los milagros realizados por una niña que dice actuar por mediación de la Virgen. Un personaje de evocación mariana que se intuye importante como se expone en la secuencia del trance.