Mark Zuckerberg pierde 100.000 millones en un año y los inversores están intranquilos con el futuro

Compartir
El magnate y dueño de Facebook, Instagram y WhatsApp se enfrenta a uno de sus años más negros pero confía en darle la vuelta a la situación con el nuevo gran proyecto del metaverso.
LMN

El año de Mark Zuckerberg no está siendo nada parecido a los previos y es que, el CEO y fundador de Meta, antigua Facebook, no atraviesa el momento más boyante desde que está al frente de la empresa, sino todo lo contrario. El que fuera considerado como la tercera persona más rica del mundo hace cuatro años, solo por detrás de Musk y Bezos, este 2022 se está convirtiendo en un año para olvidar para el magnate americano.

Los números no mienten y la realidad es que en el último año, su fortuna se ha devaluado en más de 100.000 millones de dólares, disminuyendo su valor de 142.000 a 37.700 millones actualmente, según informa Bloomerang. Actualmente se encuentra en la posición número 28 en el ránking de multimillonarios.

El balance de este 2022 para Zuckerberg no podría ser más negativo con 76.600 millones perdidos. En el último informe trimestral, los datos tampoco dan muestras de mejoría. En los últimos tres meses, la empresa ha perdido un 20% de su valor.

Según los expertos, la acción de la empresa debería estar por encima de 200 dólares, mientras que actualmente se encuentran en poco más de 160 dólares. Las acciones han caído casi un 70%, niveles que no se veían desde el mandato de Barack Obama, allá por 2016.

El metaverso: principal motivo

Entre los factores que pueden haber influido a la devaluación de la compañía, se apunta a la apuesta de Meta por el metaverso, la última gran inversión en su intento de “cambiar la realidad tal cual la conocemos” con la revolución digital que se avecina.

Por el momento y en palabras del propio Zuckerberg, “la empresa va a continuar perdiendo dinero durante cinco años” para logar la creación del metaverso. Incluso con estos datos, nada alentadores, Zuckerberg no pierde la paciencia y cree que la situación cambiará por completo, solicitando la confianza de los inversores: “Entiendo que muchos puedan estar en desacuerdo con esta inversión. Pero lo que puedo decir es que va a ser algo muy importante, y creo que sería un error por nuestra parte no centrarnos en ninguna de estas áreas, que creo que van a ser verdaderamente importantes para el futuro”.

De codearse con Apple y Amazon al descalabro

La caída del imperio Zuckerberg en apenas un año, llama la atención por la rapidez y por lo “imprevisto” de esta nueva tendencia, y más teniendo en cuenta que el pasado año, Facebook superó una capitalización de un billón de dólares, colocando a Meta en el grupo más selecto de las finanzas, codeándose con Apple, Microsoft o Amazon. Actualmente, la empresa tecnológica vale unos 270.000 millones, algo más que Pfizer y Coca-Cola, pero lejos de los grandes gigantes.

Este descalabro ha provocado su salida del gran escaparate de ‘gigantes tecnológicos’, y es que a día de hoy, la empresa de Zuckerberg se encuentra fuera del top 20 de empresas con respecto a capitalización en EE.UU. Con estas condiciones, la realidad de Zuckerberg es mantener a flote la empresa mientras continúa con su nuevo y ambicioso reto.