Young slim pole dance woman. Contrast colors.

La audiencia soberana

Compartir

Cuando hago un curso de formación, siempre comienzo explicando los elementos fundamentales que intervienen en una comunicación: un “emisor” emite un “mensaje” por un “canal” con un “código” en un “contexto” para un “receptor”. Entonces pregunto: ¿Cuál es el más importante? No siga leyendo y conteste mentalmente a esta pregunta.

Si ha contestado “el receptor” está usted en lo cierto. No crea, no todos opinan lo mismo. Hay quien opina que si no se habla el mismo “código” no hay comunicación; por eso hay que conocer el código del receptor. O que si no se usa el “canal” adecuado, no llega el mensaje; por eso hay que conocer los canales que utiliza el receptor. Piensan que si el “mensaje” no interesa, el receptor no hará caso; por eso hay que saber qué le interesa a quien queremos que le llegue el mensaje. Esto tan básico, se resumen en una frase: la audiencia es soberana.

El otro día viendo la serie “La Sala” en HBO, Sara – la periodista protagonista – dice que un periodista no debe ser noticia. La serie es de este siglo; lo aclaro porque hace años que muchos periodistas apostaron más por su marca personal – su firma – que por la información que ofrecían. Algunos se creyeron dioses; y ya se sabe que solo los dioses están por encima de los soberanos; de ahí que olvidaran que la audiencia es soberana y que hoy no lleven nada bien que les abandonen.

¿Por qué les cuento yo todo esto? Pues porque me ha impresionado ver el revuelo que ha causado en mi sector el que Leo Messi concediera una entrevista a Ibai Llanos, un streamer y youtuber con millones de seguidores en un canal que yo he conocido gracias a él –Twitch – y que, por supuesto, mis tres hijos sí conocían.

La indignación que muchos periodistas han mostrado públicamente no deja de sorprenderme. Hace años que las televisiones y radios están llenas de personas con opiniones y gritos, con y sin título de periodistas, pero con supuestos éxitos de audiencia. ¿Por qué eso no iba a trasladarse esto a Internet? ¿No lo ha hecho nuestra vida entera?

El título no hace al periodista. Yo lo tengo y no soy periodista; nunca quise ejercer. Todos los de mi generación que estudiamos cómo se hacía un periódico con tipómetro, coincidimos en que más que en periodismo, nos licenciamos en constancia y paciencia. ¡Bueno y lo bien que lo pasamos! Como en tantas carreras, donde se aprende realmente es trabajando. Entonces ¿por qué nos sorprende que trabajando en cualquier medio de los muchos que internet nos ofrece alguien triunfe? ¿De verdad renegamos de su éxito porque no tiene el título?

Quizá ha faltado por parte del Periodismo tradicional una transformación acertada. Creímos que siempre íbamos a comprar periódicos; que siempre oiríamos la radio; que siempre…. Faltó poner el foco en quien nos escuchaba y nos leía en lugar de convertir la información en puro negocio e intereses. Hace años que mucha prensa no ha ejercido como el quinto poder sino que ha querido tener el poder. Hace años que mucha prensa no quiere conquistar a la audiencia, sino dominarla, decirle qué tiene que pensar y opinar; y la audiencia les ha dado la espalda.  

He leído a Ibai Llano poco menos que pedir disculpas a sus “amigos periodistas”. Pues yo – periodista con título pero sin ejercicio – te doy la enhorabuena, Ibai. Has sabido estar donde tenías que estar y darle a tu audiencia los contenidos que querían. La audiencia te ha elegido; Messi te ha elegido. Una vez más, la audiencia gana.

TAMBAB