Fernando Alonso ficha por Aston Martin harto de Alpine

Compartir
Pocos se lo esperaban y menos su actual equipo. Veremos los diferentes comunicados que saldrán en los próximos días, pero Alonso ha tardado 5 minutos en cambiar de equipo en esta época de verano que se producen la mayor parte de cambios y fichajes.

Manuel Vega

Fernando Alonso tiene mucho carácter. No es simpático con todo el mundo y, además, no lo esconde- Tiene las cosas muy claras y lo ha venido demostrando incluso desde que empezó a competir en los karts. No es una persona que de su confianza a todo el mundo y elige cuidadosamente a su círculo más cercano.

Volvió a Alpine tras unas conversaciones con Cyril Abiteboul que le convencieron del proyecto sumado a sus ganas de volver a la F1. Pero Abiteboul duró poco. Todo cambió con la llegada de Laurent Rossi como máximo dirigente de Alpine y, un año más tarde, la de Omar Szafnauer como director del equipo.

Fernando no se entendió con ellos. Los que saben de esto conocen las dotes del asturiano para sacar el mayor partido de su monoplaza y ls directrices que da a los ingenieros para mejorarlo. A su talento como piloto une su conocimiento en detalle de todo lo que rodea a la mejora del rendimiento que hay que conseguir. Y en Alpine no han sabido o no han querido ver.

Por otra parte, el contrato largo que hicieron a Esteban Ocon al que consideraron como la futura estrella francesa, y con el que ha tenido sus más y sus menos en la pista a pesar de demostrar en todas las ocasiones que era mucho mejor, han penalizado la relación, unido al deseo de encumbrar al novato Piastri, vencedor de la F2, pero como otras jóvenes promesas tiene que hacerse a esta categoría. El objetivo de Rossi era conservar a Fernando un año más, rebajando el contrato, y subir en su lugar a Piastri y pasar al español al WEC.

Alonso, por su forma de ser, necesita cariño y reconocimiento en el equipo en el que esté. Al margen de títulos que también es importante. Como decimos, ya lo ha demostrado en mejores momentos, como su primera época en McLaren y después en Ferrari. Se fue cuando no aguantó la convivencia.

Ahora confía en Stroll padre y en su visión del futuro de Aston Martin. Llega para suplir la sorpresiva retirada de Vettel y con un contrato plurianual que, de momento le satisface. Veremos que hace Alpine de cara al año próximo y deseando seguir el culebrón para comprobar las mentiras y verdades que hay después de esta “espantada”, por llamarla de alguna manera.