EL Pueblo de los 4 alcaldes

Compartir
Hace muchos, muchos años, en un pueblo de la meseta central  de nuestra querida España, cuatro de sus vecinos querían ser Alcalde. 

Los cuatro tenían capacidades para serlo, así como muchas ganas, pero muchas ganas de ayudar a los demás, nunca por su interés propio, siempre por los demás……. 

El primero de ellos, rosalista o cultivador de rosas era un tipo afable y cercano, pero algo lento en sus reacciones. 

Experto en la materia y cultivo de rosas rojas, dicen que los primeros rosalistas del siglo xx se centraron en el tamaño y el color para producir flores grandes y atractivas, aunque con poco o ningún aroma. 

El segundo, un gran recolector de naranjas, ese árbol frutal de porte mediano, de copa grande y ramas, en ocasiones con grandes espinas. 

El naranjo se caracteriza por tener un solo tronco derecho y cilíndrico, de color verdoso primero y gris después, tiene a su vez ramas robustas que le acompañan siempre. 

Su fruto, la naranja tiene épocas en las que su sabor es dulce y en otras amarga, un fruto saludable para tomar en verano o en invierno, dependiendo de lo que se necesite en ese momento. 

Agricultor firme y decidido es el tercer vecino que quiere ser ser Alcalde, especialista en la plantación de Brassica oleracea , conocida comúnmente como brócoli.

Planta verde que no gusta a todo el mundo, pero sus atributos nutritivos no hacen mal a las personas que lo toman, aunque se consuma debajo del cielo azul, con una naranja de postre y con una rosa en la mesa.

La cuarta persona que quería por todos los medios, si por todos los medios ser alcaldesa, soñaba con vender el cielo azul, el cielo azul de todos pero que ella hacia suyo. 

En alguna ocasión dicen que en los aquelarres que se celebraban de manera clandestina, alguien comentaba que el cielo es azul a veces, otras veces es gris y en un momento del día se pone negro.  

El pueblo de los 4 alcaldes siguió así durante mucho tiempo,  unos enfrentándose a otros…..Que si las rosas pinchan…. que si las naranjas se ponen malas después de un tiempo…. que si el brócoli no acompaña bien a ningún plato…y que además el cielo no se puede vender. 


Pasaron los años y los vecinos, muchos de ellos se preguntaban: 

¿Porque el rosalista no pone a disposición del pueblo sus mejores rosas ? 
¿Porque el cultivador de Naranjas no prepara su mejor zumo y lo da a los vecinos? 
¿Porque el “brócolis ya” verde no aporta sus mejor brócoli  para los vecinos? 
¿Porque la vendedora de cielo no baja a la tierra y ofrece a los vecinos algo real? 

Ningún vecino tendría ninguna duda de apostar por el Alcalde que consiguiese valorar las bondades del otro y trabajar de manera constructiva en ayudar a los vecinos. 

 Poco a poco los vecinos se dieron cuenta que estaban cansados de discusiones, de pocos acuerdos, de ataques constantes al trabajo de unos y de otros y      decidieron apoyar a la persona más tranquila, a la persona más trabajadora, a la persona más respetuosa con los demás, a la persona que nos les mintiera, a la persona que de verdad y sin complejos trabajase para ellos, a la persona que fuese eso persona…  como crees que acabo ese pueblo???

 EL PUEBLO DE LOS CUATRO ALCALDES 

Ismael García-Ruiz Hidalgo

Concejal Independiente Ayuntamiento San Sebastián de los Reyes