El impulso verde tras 1979 en Alcobendas

Compartir
El 3 de abril de 1979 fueron las primeras elecciones municipales tras la constitución de 1978. En Alcobendas se conformó un gobierno PSOE (11) junto al PCE (6). Ese año la ciudad solo contaba con 3800 metros cuadrados de áreas verdes y en estado precario.
Eduardo Andradas

En 1982 se habían inaugurado ya el parque de la Universidad, el Parque de Telefónica, el Parque Fosforera,  el Parque Ramiro Gómez Garibay, la restauración del Pinar de San Isidro, el arbolado del Bachiller Alonso López, La Plaza de Pablo Picasso con 1000 metros de jardín o los ajardinamientos del Colegio Castilla o de Marques de la Valdavia. En 1987 llegaría la “joya” del Parque Cataluña.

En 1982, el municipio ya contaba con 30.580 metros de zonas naturalizadas y otros 30.550 metros cuadros estaban en ejecución.  El edil de Parques y Jardines era el socialista  Esteban Egea y el de medio ambiente, el miembro del Partido Comunista, Artemio Fernández, hoy militante de Podemos en la localidad. Otros logros medioambientales de aquel periodo es la eliminación del ruido de los aviones de Barajas que pasaban por la población, la implantación de una jornada verde anual que restauro los taludes de la Nacional I o señalando sobre bienestar animal, la desaparición  de los espectáculos taurinos de nuestras fiestas para 1985.

En ese primer gobierno democrático estaba mi padre Jesús Andradas Sáez, como edil de Juventud y también fue concejal de Educación. Nacido un 19 de abril de 1941, comenzó a militar en el PSOE -Histórico de Rodolfo Llopis en 1975, pasando al PSOE (entonces llamado renovado) el 1 de diciembre de 1976. Miembro del Comité Regional de la FSM-PSOE de 1978-79, era sindicalista de UGT y  trabajador de Artes Gráficas. En 1987 dejó de ser concejal y trabajó en la empresa  JOTSA  y luego en un garaje en la Plaza de la Artesanía. En 1993 regresó a la política militando en el PASOC (Partido de Acción Socialista) que estaba dentro de Izquierda Unida, falleciendo en 1995. A su entierro asistieron viejos compañeros suyos socialistas de la localidad, pero también Francisco Extremara en ese momento portavoz municipal del Partido Popular Alcobendense junto a varios de sus ediles y asimismo el portavoz de IU en la localidad Gabriel Martínez.  Ello se me grabó que la política igualmente es elegancia, corrección y cordialidad.

Valgan estos párrafos no solo de homenaje a mi padre Jesús y a toda esa corporación con los que crecí siendo un niño, como recordaba hace poco con él por aquel tiempo edil de Cultura Gabriel Sánchez Mora. Aquel periodo de honestidad honradez y rectitud política y ética, de valores e ideas, no está de más tenerlo siempre presente como guion.

Por último, quiero terminar con el recuerdo que el 30 de abril de 1982, quedó inaugurada la Plaza de Pablo Picasso, en donde existía un descampado aparecieron los árboles, la yerba y los arbustos. 43 años después solo puedo decir desde esta columna que GRACIAS a ese gobierno municipal y a las gentes de Alcobendas por hacer un pueblo en donde vivir.

Eduardo Andradas/Portavoz Podemos Alcobendas