Movilidad

Audi Q4 e-tron con ajustes en el tren de rodaje, una mayor eficiencia y un sonido característico desde 58.710 €

Compartir
Todas las versiones del Audi Q4 e-tron incorporan una gran batería con una capacidad neta de 77 kWh (82 kWh brutos). Gracias a la optimización de la química de las celdas se ha mejorado la potencia de carga en corriente continua, lo que permite pasar del 10 al 80 por ciento de capacidad en unos 28 minutos en condiciones ideales. (Ver Vídeo)
G. Pico Pérez

La versión quattro alcanza ahora una potencia máxima de carga de 175 kW, y el modelo de tracción trasera un máximo de 135 kW.

La función de protección de la batería limita automáticamente el nivel de carga al 80 por ciento para prolongar su vida útil. Para garantizar una planificación inteligente del viaje y de la carga, el planificador de rutas e-tron route Planner da prioridad a las estaciones HPC de alta potencia (HPC: High Power Charging). Si se selecciona una estación HPC como destino el sistema activa el acondicionamiento térmico de la batería para que el proceso de carga sea lo más rápido posible. Por primera vez la familia de modelos Audi Q4 e-tron también incorpora el postacondicionamiento: el sistema de gestión térmica del vehículo enfría la batería, por ejemplo, si supera un umbral de temperatura predefinido tras la conducción o el proceso de recarga.

Nuevo sistema con más potencia
Tanto en la versión de propulsión trasera como en la variante con tracción quattro eléctrica, todos los Audi Q4 e-tron incorporan ahora un motor síncrono de excitación permanente (PSM) de nuevo desarrollo en el eje. La parte trasera que destaca por su mayor eficiencia y potencia y permite al SUV compacto recorrer más kilómetros con una carga de la batería. El Audi Q4 Sportback 45 e-tron, por ejemplo, alcanza una autonomía de hasta 548 kilómetros en el ciclo WLTP.

El Audi Q4 e-tron 45 y el Q4 Sportback e-tron 45 con propulsión trasera rinden una potencia de 210 kW (286 CV) y aceleran de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos (6,8 el SUV). Las versiones tope de gama Audi Q4 e-tron 55 quattro y Audi Q4 Sportback e-tron 55 quattro alcanzan una potencia de sistema de 250 kW (340 CV) y aceleran de 0 a 100 km/h en sólo 5,4 segundos. La velocidad máxima de todos los modelos es ahora de 180 km/h.

El nuevo motor eléctrico utiliza una gestión térmica optimizada para lograr una mayor eficiencia que integra un sistema de refrigeración de bajo consumo. Gracias a la geometría y la disposición de los engranajes de la transmisión, así como a los componentes especiales que transportan y distribuyen el aceite, las temperaturas en el tren motriz apenas aumentan. A su vez, el circuito de refrigeración garantiza que el aceite se mantenga a la temperatura adecuada. Además, el exterior del estátor cuenta con una camisa de refrigeración por agua.

Dirección más precisa
En consonancia con el ADN de Audi, la nueva puesta a punto de la suspensión mejora aún más el confort, el placer de conducción y la estabilidad. Tanto si el modelo dispone de la suspensión de serie, como si equipa la suspensión deportiva o la suspensión con control de amortiguación, las características de la dirección y el tarado de los amortiguadores reciben nuevos ajustes que dan como resultado una respuesta más precisa y un control. más firme de los movimientos de la carrocería.

Con la suspensión deportiva la carrocería es 15 milímetros más baja. Los nuevos ajustes para los muelles, los amortiguadores y la dirección proporcionan una experiencia de conducción equilibrada y sólida, con el tacto deportivo al volante característico de la marca de los cuatro aros. Los modelos Audi Q4 e-tron responden más directamente a los cambios de dirección para una mayor agilidad.

Nueva función: cambios de carril asistido
De forma opcional, la actualización de la familia Audi Q4 e-tron introduce por primera vez la función de cambio de carril asistido en combinación con el asistente de conducción adaptativo para velocidades superiores a 90 km/h en autopista . Como parte del paquete de asistentes pro, así como del paquete de asistentes y sistemas de seguridad plus, el cambio de carril asistido puede activarse a través del MMI.

El nuevo sistema utiliza flechas de color blanco en la instrumentación y en la pantalla de realidad aumentada head-up display para indicar si es seguro cambiar de carril y en qué dirección. Si el conductor inicia el cambio de carril accionando el intermitente, el sistema le asiste activamente en la dirección; y una vez que el vehículo se encuentra en el nuevo carril, apaga el intermitente. Durante la maniobra de cambio de carril la persona al volante conserva siempre toda la responsabilidad. Los cambios de carril asistidos son posibles gracias a la información del radar trasero.

Entre los sistemas opcionales, el control de velocidad de crucero adaptativo regula la distancia con el vehículo que circula delante acelerando y desacelerando. El asistente de conducción adaptativo amplía la funcionalidad del control de crucero adaptativo utilizando ligeras correcciones de la dirección para que el vehículo siempre circule por el centro del carril. Para mantener el control lateral basta con que el conductor toque ligeramente el volante capacitivo, que forma parte del sistema, para confirmar así que mantiene su atención en la conducción.

El asistente de cambio de carril “side Assist” supervisa el tráfico que circula por detrás ya los lados del coche, avisando al conductor si está a punto de cambiar de carril en una situación crítica. Este sistema también utiliza la información de los sensores de radar traseros. Los principales sistemas de asistencia al conductor son de serie, mientras que los sistemas opcionales se agrupan en los paquetes de asistencia plus, pro y sistemas de seguridad plus.

Un “sonido con carácter”
Los modelos de la familia Audi Q4 e-tron son inconfundibles no sólo visualmente y por sus cualidades dinámicas, sino ahora también acústicamente. Con la actualización, Audi dota opcionalmente a los SUV compactos de una identidad acústica propia a través de un sonido que los distingue de otros modelos de propulsión eléctrica de la marca de los cuatro aros y también de otros fabricantes, y puede reforzar el vínculo emocional entre el conductor de un Audi y su vehículo. Para aumentar aún más la seguridad vial, todas las variantes serán perceptibles auditivamente a baja velocidad y hasta unos 25 km/h.

El sistema de sonido generado digitalmente, emitido a través de dos altavoces exteriores en la parte trasera y dos altavoces interiores en las puertas traseras, está disponible de fábrica como equipamiento opcional. Este sonido inconfundible, que varía en función de la carga y la velocidad hasta alcanzar la velocidad máxima, tiene un gran efecto de reconocimiento y expresa el carácter progresivo del vehículo. En caso necesario el sistema puede desactivarse en cualquier momento desde el menú del Audi drive select. El sistema de advertencia acústica SAAV (Sistema de Aviso Acústico de Vehículos) obligatorio por ley está integrado y activo en todo momento, sin afectar al sonido del sistema de infoentretenimiento.