«Alcarras», la película que ha sorprendido a crítica y público

Compartir
En la magnífica “Alcarràs”, Carla Simón ha conseguido trasladarnos  la verdad, esta vez de un espacio y de un tiempo de cambios, que apela a lo colectivo sin perder el hilo de lo individual.
BettyGS

Alcarràs’ puede leerse desde muchos puntos de vista: como la reivindicación de la identidad de un oficio, el del campesinado tradicional, que se identifica con la tierra y sus frutos; como el retrato orgánico y vivaz, exento de maniqueísmos, de la crisis de una familia provocado por un dilema moral.

Cómo una reflexión sobre cómo el progreso borra los rastros de la Historia y sobre un trozo de vida que late y respira a través de los rostros de actores no profesionales que parecen protagonizar el documental de un verano que les depara un futuro incierto.

La numerosa inclusión de personajes de ‘Alcarràs’ exige, a pesar de la aparente sencillez del relato, un pleno dominio de la escritura, la cámara y el montaje para que cada personaje tenga una mirada y una voz propias, sin jerarquías pero dispuestas con una claridad luminosa. 

A todo el sufrimiento que puede causar perder unas tierras porque su dueño quiere instalar en ellas placas solares, también está el placer del trabajo comunitario, de las reuniones familiares con caracoles a la brasa como plato estrella, de los juegos infantiles en los huertos del vecino.

Para mí lo mejor y lo que me ha llamado más la atención ha sido el equilibrio de los puntos de vista narrativos y el trabajo con los actores no profesionales.

Sinopsis

Como cada caluroso verano en Alcarrás, el pueblo destaca por la gran cosecha de melocotones que consiguen sus habitantes. Para la familia Solé, sin embargo, las cosas han cambiado este año. Un día, los integrantes de esta familia se despiertan para descubrir que algunos tractores están arrancando sus árboles. Tras la partida del patriarca de la familia, el acuerdo que tenía con el antiguo propietario de la tierra podría estar desactualizado. Ante esta amenaza, tanto los niños como los adultos Solé se reunirán para cosechar sus melocotones por última vez.